Recuperación de lubricante

Un adecuado aprovechamiento y disposición del aceite usado en el país, permitió que durante el año 2011 se recuperaran 11 millones seiscientos mil galones del producto lubricante, lo que representa un cubrimiento aproximado del 65% con respecto a la generación total de aceite usado en el país.

Así lo reportó el FAU –Fondo de Aceites Usados-, un proyecto de autogestión ambiental de las principales compañías fabricantes de lubricantes, cuyo objetivo es promover e incentivar esquemas de trabajo con altos estándares ambientales y económicamente autosostenibles, para disponer adecuadamente el aceite usado.

Esta iniciativa, que cumple 10 años desde su creación en el año 2002, enfoca sus actividades en tres áreas de gestión: operativa, social y normativa.  La operativa, facilita volúmenes de aceite usado a operadores legalmente constituidos en la cadena,  “avalados por el FAU” a través de auditorias externas especializadas.

En cuanto al escenario social, se realizan campañas de capacitación y sensibilización a los diferentes agentes de la cadena del aceite usado, con el fin de concientizarlos sobre la importancia de disponer adecuadamente el aceite lubricante usado.  A la fecha, se han capacitado más de 8.000 personas y se han visitado más de 12.000 fuentes de generación.

Con respecto al área normativa, el FAU apoya técnicamente a las autoridades nacionales y locales en los procesos de expedición de las regulaciones del aceite usado.

Buena parte de los resultados positivos de la gestión del FAU obedecen al compromiso de las ocho principales compañías fabricantes de lubricantes que lideran el Fondo, a la gestión de los generadores de lubricante usado, quienes en forma voluntaria disponen correctamente el aceite  y al trabajo de los operadores que se encargan del transporte, almacenamiento y tratamiento final del mismo.

 Dentro de los usos permitidos del aceite lubricante usado tratado, se encuentran:

–  Uso como combustible industrial

– Recuperación y aprovechamiento en la fabricación de plastificantes y en procesos que no impliquen ingestión por humanos o animales y que no afecte el medio ambiente.

– Regeneración de bases lubricantes mediante su recuperación y aprovechamiento a través de procesos de re-refinación (opción internacional que aún no está reglamentada en Colombia)

– Aceite lubricante usado sin tratamiento: Únicamente se permite usarlo en la Industria Cementera.

Información de interés 

Se considera que “aceite lubricante usado” es aquel aceite lubricante (automotriz o industrial, con base mineral o sintética) de desecho, generado a partir del momento en que deja de cumplir la función inicial para la cual fue creado.

 Los aceites usados contienen impurezas de tipo físico-químico altamente contaminantes; su manejo inadecuado puede afectar la salud humana, las fuentes hídricas y el aire, por lo que son considerados: residuos peligrosos (Ley 253 de 1996).

La incineración inadecuada de 5 litros de aceite provocaría la contaminación del aire respirable por una persona durante tres años (1 millón de m³ ) y una gota de aceite usado puede contaminar un (1) m³ de agua.

Generalidades del ilícito de falsificación de lubricantes:

®     Negocio de alto margen y baja inversión

®     Compra de bases o aceite genérico y venta como una marca reconocida. 

®     Mezcla de producto de calidad con bases o aceite usado procesado.

®     Reproceso del aceite usado para venderlo como producto original.

®     Compra o recolección de envases usados.

®     Producción de etiquetas y cajas falsas.

®     Uso de envases genéricos similares a los originales.

®     Re-envase de producto falso en envases de marcas reconocidas: litro, galón, garrafa y tambor.

®     El costo del aceite adulterado es significativamente menor que el precio del producto original y es vendido por el mismo precio.

 

Recomendaciones al consumidor:

 

– Comprar únicamente en puntos reconocidos.

– Estar presente durante el cambio de aceite.

– Exigir que el empaque no tenga ninguna alteración de color, no tenga pegante, esté en perfecto estado y debidamente sellado. Además, que no tenga etiquetas despegadas, tapas, mal selladas o con evidencias de quemaduras.

–  Además, SIEMPRE exigir el envase y destruirlo.

– Preguntar en la estación de servicio, centro de lubricación, taller  o cualquier lugar donde cambia el aceite sobre la disposición del lubricante usado.

– La alteración injustificada en el consumo de gasolina, puede ser un indicador de suministro de aceite lubricante falsificado. Verificar en el taller de confianza.

–  Si el vehículo no pasa la revisión tecnomecánica (emisión de gases) y usted considera que por el modelo del vehículo, el mantenimiento y cuidados de su motor, este resultado no es satisfactorio, puede ser indicador de haber sido víctima de la falsificación y/o adulteración de aceite lubricante. 

– Informar a las autoridades cualquier actividad sospechosa relacionada con la fabricación y comercialización de lubricante falsificado.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *