Cinco chequeos básicos si va a salir de paseo en la semana de receso

A pesar de que lo cuide y lo lleve con su mecánico de confianza, entre cada visita al taller pueden pasar imprevistos comunes por su uso, por eso, es importante que al menos una vez al mes usted mismo realice una pequeña inspección. Sobre todo, si piensa salir de viaje en la temporada de semana de receso que avecina la semana del 10 al 17 de octubre.

Las inspecciones mensuales son muy sencillas y no requieren de herramientas especializadas o conocimientos específicos de mecánica, son más bien revisiones visuales que le ayudarán a determinar el estado de su auto, antes de llegar al taller o antes de que un pequeño problema se convierta en una falla mayor que podría costarle mucho dinero. De acuerdo con Kavak, la empresa líder en compra-venta de autos seminuevos en Latinoamérica, estas son los 5 chequeos que debería hacer por lo menos una vez al mes para asegurar que su auto está en perfectas condiciones:

Neumáticos: El cuidado de los neumáticos es esencial para el buen funcionamiento de su auto porque son una de las piezas que más tienden a desgastarse por su uso, y también pueden dañarse con los cambios bruscos de temperatura.

Cada mes, verifique visualmente el estado de las llantas, que no tengan grietas, protuberancias, objetos enterrados o cualquier tipo de deformación. También recuerde revisar la presión.

Niveles de líquidos: Revisar el nivel de líquidos como anticongelantes o aceite es importante, recuerde hacer esta inspección con el auto apagado y el motor completamente frío.

Estas revisiones puede hacerlas apoyándose en las marcas que indican el nivel ideal. Por ejemplo, el anticongelante suele estar en un depósito transparente, por lo que las marcas son visibles y no tiene necesidad de abrirlo.

Sistema de frenos: Verificar el sistema de frenado es otra de las revisiones que puede hacer de forma visual y muy sencilla. Es clave que revise el nivel del líquido de frenos, así como el estado del sistema, que no tenga fugas, ni grietas.

Batería: Revisar la batería también es muy importante, recuerde que esta tiene tapones removibles, así puede revisar el nivel del agua, que siempre debe estar por encima de las celdas. También chequee que la batería no tenga señales físicas de deterioro, como corrosión o algún otro daño.

Limpiaparabrisas: Revisar los limpiaparabrisas puede sacarte de un apuro. Esta inspección es de las más sencillas, ya que a simple vista puede comprobar si las gomas están desgastadas.

Recuerde también verificar el nivel de líquido que se encuentra en un contenedor transparente, pero ¡cuidado! no vaya a confundirlo con el del anticongelante. El contenedor del líquido limpiaparabrisas tiene un ícono en la tapa que le permite identificarlo. Si el contenedor está por debajo del nivel, llénelo con líquido limpiaparabrisas, nunca con agua.

Si bien estos chequeos pueden hacerse de manera sencilla y en casa, es recomendable que antes de salir a carretera lleve su carro a un taller especializado para que le hagan una revisión general. Especialmente, si han pasado varios meses sin revisarse por un profesional. Allí los mecánicos podrán hacerle el cambio de aceite, inspeccionar el estado de las pastillas de frenos y hacer una revisión más detallada del vehículo.

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios