¿Salón o Feria del Automóvil?

Por Juan Carlos Salgado Jaramillo

Asistí los dos primeros días al llamado Salón del Salón del Automóvil en Corferias, el primero para el recorrido de periodistas, y el segundo para cumplir con unos compromisos y hacer un recorrido un poco más relajado y espero el martes, si Dios lo quiere y la Virgen lo permite, hacerlo de una manera más juiciosa para compartir las novedades, pues no quiero entrar en el afán de ser el primero en divulgar, porque he llegado a una etapa de mi vida en la que no me dejo llevar por las presiones y estoy tratando de aplicar de la mejor forma aquello de que cada día tiene su propio afán.

También me estoy dando licencia de escribir lo que pienso, sin miedo a represalias o reacciones, porque considero que precisamente los periodistas estamos para eso, primero para informar y segundo para decir las cosas como son y no como se quieren escuchar.

Y voy a reiterarlo y se lo he dicho de frente y mirando a los ojos a los directivos de las marcas y a quienes me han preguntado sobre qué pienso del evento. Y mi respuesta es clara y les digo que si de mí hubiera dependido no le hubiera puesto Salón del Automóvil edición especial, sino Feria del Automóvil, porque al hacerlo estaría comunicando de una manera más correcta lo que se está viviendo en Corferias.

Trato de entender a los que tomaron esa decisión y mi hipótesis es que lo hicieron para no perder esa importante historia de los años anteriores y quizás por eso les terminaron ‘comprando’ esos argumentos a los que saben de mercadeo y eso hay que respetarlo. Pero considero que el español, al ser un idioma rico, cuenta con palabras precisas que yo no desaprovecharía y pondrían en contexto una realidad que no podemos esconder. Y perdonen utilizar tanto “el yo o el para mí, porque simplemente se trata de una opinión personal.

Para mí, ‘edición especial’ tiene el concepto de algo mejor y lleno de sorpresas y la palabra feria hace que mi cerebro codifique “precios especiales, ofertas, compra”. Y sé, y eso sí lo digo con absoluta seguridad, que el objetivo principal de este certamen es dinamizar las ventas y hacer sonar la campanita para tratar de obtener una bocanada de aire en un año difícil y complicado para el sector.

Y todo lo anterior lo digo de cara al comprador y visitante, acostumbrado a un concepto diferente, en el que se veía cómo cada marca trataba de mostrar su poderío en cada uno de sus pabellones, en los que imponía su sello personal. Pero en esta oportunidad, entendiendo la coyuntura, se optó por la equidad, que también hay que decirlo no es absoluta, porque se le permitió a Autogermana salirse de los parámetros y romper el equilibrio, algo que también sé no dejó contentos a muchos (con sobradas razones). Y permítanme hacer otra apreciación y aunque sé que no es general, también observé cómo muchos asesores hacían énfasis en pantallas y demás, pero desde mi punto de vista creo que esta es una gran oportunidad para mostrar que quizás uno de los aspectos más importantes de este negocio es la posventa y que el éxito al final del ejercicio está en la fidelidad.

Y finalmente, a quienes me preguntan sobre si en el Salón van a encontrar buenas oportunidades, les digo que sí, y lo hago al hacer una comparación con lo visto en el año. Las marcas están haciendo un esfuerzo y han diseñado planes y precios especiales. Así que si la intención es comprar, y después de un análisis juicioso se llega a la conclusión que se cuenta con el flujo de caja para cumplir con las obligaciones adquiridas sin afectar el presupuesto familiar, no lo dude y vaya a Corferias. Y con lo que voy a afirmar como colofón podría estar en contravía de lo que he escrito y quien lee al Cuchenials afirmar definitivamente sí está loco y no sabe lo que dice. Pero lo voy a decir, al final “el nombre es lo de menos”…

Botón volver arriba

contenido con copyright revistaautosmas.com

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios