Carta abierta de Ricardo Soler, el alma del TC 2.000

Buenas tardes a todos:

Hace un mes que la tragedia golpeó las puertas de nuestro hogar llevándose a Lupi, lesionando a Majo y a Carlitos, así como a Paula Andrea Sánchez. ¡Qué bendito mes tan difícil! Mientras recuerdo a Lupi, oro profundamente y con toda mi fe para que se recupere pronto Paula Andrea Sánchez y para que su señora madre, doña Diana y don Manuel, su señor padre, encuentren paz
en estos días de angustia por la salud de su niña.

Quiero agradecer las risas de Majo y de Carlitos en días recientes, por todo lo que han significado para mi achacado corazón. Quiero también agradecer las inmensas y tan generosas palabras de apoyo que he recibido de tantas y tantas personas que no se han ahorrado una sílaba para expresarme su solidaridad. Quiero agradecer muy especialmente a Joaco por el tiempo que me ha
dedicado para tratar de entender que los mensajes que nos llegan al corazón y sus consecuentes acciones no son producto de la casualidad y agradecerle también por esos abrazos al término de cada programa en Blu Radio. Quiero agradecer a mi familia… lo son todo.

Quiero agradecer a todo el mundo que me ha hablado, que me ha escrito, que me ha llamado. Quiero agradecer a Michael Montoya por las sonrisas que me ha arrancado. Quiero agradecer a Clau, a Rubencho, al Cuchenials y a Gustavito por las nutritivas palabras. Quiero agradecerte a ti Capitán, a ti Pardito, a ti Tsunami, a ti Jen del Be, a ti don Jaime y Juan Camilo y a ti Wilson Ibáñez.

Quiero agradecer a todos lo que me han abrazado cuando me han visto llorar. A todos. Ya soy berrietas certificado. Quiero levantarme todos los días explosivo y dinámico, pero no puedo. Lo intento, pero aún no lo logro. No logro recuperarme de las imágenes terribles que se grabaron en mi mente. Ver la pantalla caída y saber que debajo estaba Lupi, ver llorar desconsolada a Majo, ver llorar también desconsolada a mi esposa bajando de la terraza, ver la cara de tragedia de Ivancho cuando me enfrentó y me contó que Lupi era la persona afectada… es una película que repasa mi mente segundo a segundo. Lo confieso. Todos me han ayudado en este doloroso proceso, especialmente Lupi.

Es por eso que decidí escribir esta carta abierta, en parte, para darle salida a muchas cosas que van y vienen entre mi corazón y mi mente, y también muy especialmente para reconocer que la gratitud que hay en mi corazón, es hoy el sentir que más terreno ha ganado en estos días.

Quiero contarles, que antes de que sucediera el accidente del pasado 19 de noviembre, yo había tomado la decisión de retirarme del TC 2.000 Colombia. Si. Es la verdad. Había muchas cosas que me hacían daño y que se habían convertido en discusiones sin sentido que estaban dañando mis días y muchas otras cosas más. Era una decisión que sabían muy pocas personas – contadas con los dedos de la mano – y dentro de ellas estaba Lupi. No se lo conté yo.

Un día, al terminar nuestro programa de Autos y Motos en Blu Radio, Lupi me llamó y me dijo que aunque tenía prisa, debía hablar conmigo. Fuimos al sofá fucsia detrás de la cabina principal. Allí, llorando como nunca la había visto llorar me dijo que ella ya sabía que yo quería acabar con el TC 2.000. La corregí diciéndole que no, que no lo quería acabar, simplemente que mi historia en el TC 2.000 llegaba a su final y que ya vendría alguien más a continuar con mi tarea. Ella me dijo, en medio de un llanto de dolor profundo, que no iba a permitir que eso sucediera.

Les comparto ese momento para decirles que luego de reflexionar una y mil veces al respecto, concluyo que mi tarea es hacer la voluntad de Lupi y no la de la pantalla (Como me lo dijo el Dr. Mauricio Varela). Paola, mi esposa, ha sido determinante para replantear mi vida y anunciar que sigo adelante con el TC 2.000, como un homenaje a Lupi y especialmente, como una muestra de amor y respeto por todas las personas que de una u otra forma han creído en este sueño colectivo y ha encontrado en nuestro amado TC 2.000 Colombia, la posibilidad de hacer realidad su sueño deportivo. Por Paola y por Jerónimo sin duda alguna, porque además ellos también son pilotos.

No puedo darle la espalda a las marcas que han creído en mí. No puedo darle la espalda a los jóvenes que se están formando en nuestras categorías de Academia. No puedo darle la espalda a mis muchachos del Staff que vibran con cada evento que hacemos. No puedo darle la espalda a Paola, a Jerónimo, a Alejito Pérez que han estado ahí viendo rodar mis más amargas lágrimas. No
puedo darle la espalda a mi mamá que desde el cielo sigue gozando con las carreras organizadas por su “Nené”. No puedo darle la espalda a mi hijo mayor, mi amado TC 2.000 Colombia.

Siento a Lupi feliz, la siento metiendo sus manos en las mías para digitar todas estas palabras. Siento su regocijo y la escucho decir… “Te gané porque tienes piojos y mocos. Mi Sole no te creas mucho porque aquí mando yo”. Siempre dije… perder con Lupi es ganar.

Pronto publicaremos los resultados finales de la temporada, pronto convocaremos a la entrega de trofeos, pronto volveremos a hablar de reglamentos y calendarios, pronto les comunicaremos de todas las mejoras que vienen, pronto les compartiremos el Libro de Gestión 2023. Necesitamos algo de tiempo para seguir viviendo el duelo por todo lo que ha pasado, pero seguro que
cumpliremos.

Mis oraciones están con Paula Andrea y con su familia. También sé que pronto tendremos buenas noticias de su recuperación.
Dios los bendiga y que esta navidad esté llena de LUZ.

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios