Macan, el primer SUV totalmente eléctrico de Porsche

Porsche lanza su segundo modelo totalmente eléctrico: el nuevo Macan con motores de hasta 470 kW (639 HP) ofrece características E-Performance en cualquier terreno y una gran versatilidad para el uso diario. Las prestaciones de un deportivo se combinan con una carga rápida de alto rendimiento, de hasta 270 kW, y con una autonomía que llega a 613 kilómetros en el ciclo WLTP.

Diez años después de su lanzamiento, el Porsche Macan presenta a su segunda generación de modelos, ahora con propulsión totalmente eléctrica. A través de su diseño progresivo y atemporal, el rendimiento característico de Porsche, la autonomía de larga distancia y la alta practicidad en la vida cotidiana, el nuevo Macan 4 y el nuevo Macan Turbo tienen como objetivo cumplir completamente con las expectativas de los clientes de Porsche que eligen un SUV. “Hemos llevado al Macan a un nivel completamente nuevo, con un excepcional E-performance, una nueva experiencia de conducción y un diseño muy impresionante”, dijo Oliver Blume, presidente del Consejo Directivo de Porsche AG, con motivo del estreno mundial en Singapur.

“Nuestro objetivo es ofrecer el modelo más deportivo de su segmento con el Macan eléctrico”, dice Jörg Kerner, vicepresidente de la gama Macan. Porsche utiliza exclusivamente la última generación de motores eléctricos PSM de activación permanente en los ejes delantero y trasero para lograr una excelente eficiencia y permitir una transmisión óptima de la potencia. Las cifras por sí solas indican un E-performance de primera clase: junto con el Launch Control, el Macan 4 produce 300 kW (408 HP) de potencia de sobrealimentada / adicional, mientras que el Macan Turbo tiene hasta 470 kW (639 HP). El par máximo es de 650 y 1 130 Nm, respectivamente. Esto garantiza un excelente rendimiento de conducción. El Macan 4 acelera de 0 a 100 km/h en 5.1 segundos, mientras que el Macan Turbo lo hace en solo 3.3 segundos. Los dos modelos alcanzan velocidades máximas de 220 y 260 km/h, respectivamente.

Los motores eléctricos obtienen su energía de una batería de iones de litio situada en el piso inferior, con una capacidad bruta de 100 kWh, de los cuales se pueden usar hasta 95 kWh. La batería de alto voltaje (HV por sus siglas en inglés) es un componente central de la recién desarrollada Plataforma Eléctrica Premium (PPE por sus siglas en inglés) con arquitectura de 800 voltios, utilizada por Porsche por primera vez en el nuevo Macan. La potencia de carga con corriente continua (CC) es de hasta 270 kW. La batería se puede cargar del 10 al 80 por ciento en aproximadamente 21 minutos en una estación de carga rápida adecuada. En estaciones de carga de 400 voltios, un interruptor de alta tensión en la batería permite la carga en serie dividiendo efectivamente la batería de 800 voltios en dos baterías, cada una con una tensión nominal de 400 voltios. Esto permite una carga especialmente eficiente, sin una carga adicional de alto voltaje, de hasta 135 kW. La carga con corriente alterna (CA) puede alcanzar los 11 kW en conexiones domésticas.

Los motores eléctricos permiten recuperar hasta 240 kW de energía durante la conducción. El sistema Integrated Power Box (IPB) también contribuye a la eficiencia de los nuevos modelos Macan, al tiempo que ahorra peso y espacio. La innovadora y compacta IPB combina tres componentes: el cargador de CA integrado a bordo, el calentador de alta tensión y el convertidor CC/CC. La autonomía combinada según el ciclo WLTP es de hasta 613 km en el Macan 4 y hasta 591 km en el Macan Turbo.

Gracias a las proporciones más estilizadas y al ADN Porsche Design, el nuevo Macan tiene un aspecto dinámico y dominante. “Con el Macan, presentamos el primer Porsche eléctrico a partir de una identidad de producto establecida”, afirma Michael Mauer, vicepresidente de Style Porsche. “Por su identidad de marca, el nuevo modelo es claramente reconocible como parte de la familia. Las proporciones clásicas de Porsche se han desarrollado y adaptado de forma óptima a los retos que plantea un vehículo eléctrico. Esto realza aún más el aspecto deportivo, moderno y dinámico del Macan. El diseño lo deja claro: el Macan sigue siendo el deportivo de su segmento, incluso en versión eléctrica”.

La poca inclinación del capó y los alerones muy pronunciados le dan al SUV base, que mide 4 784 mm de largo, 1 938 mm de ancho y 1 622 mm de alto, una apariencia dinámica incluso si está estacionado. El nuevo Macan está equipado con llantas de hasta 22 pulgadas con montaje de neumáticos escalonados. La distancia entre ejes, que es 86 mm más larga que el modelo anterior (2 893 mm), se compensa con voladizos cortos en la parte delantera y trasera. Los faros están divididos en dos partes: la unidad de luz superior plana con luces diurnas de cuatro puntos está incrustada en los alerones y enfatiza la anchura del coche. El módulo principal del faro con tecnología LED de matriz opcional está posicionado ligeramente más abajo en el frontal. La característica línea de techo de Porsche forma una unidad con la ventana trasera plana. En combinación con las puertas sin marco con las características aletas laterales, el resultado es un diseño elegante y deportivo. Los hombros fuertemente pronunciados le dan a la parte posterior una apariencia musculosa. El logotipo de Porsche ahora se encuentra en el centro de la franja de luz esculpida tridimensionalmente.

Porsche combina su ADN de diseño con una aerodinámica optimizada para mejorar la autonomía. Gracias al sistema Porsche Active Aerodynamics (PAA), con elementos activos y pasivos, y un coeficiente de resistencia al avance de 0.25, el nuevo Macan es uno de los SUV más aerodinámicos del mercado, lo que tiene efectos positivos en la autonomía y el consumo. El sistema PAA incluye el spoiler trasero adaptativo, aletas de refrigeración activas en las tomas de aire delanteras y cubiertas flexibles en los bajos totalmente sellados. Los deflectores situados bajo el módulo de los faros y el frontal rebajado optimizan el flujo de aire. En la parte trasera, los bordes laterales y el difusor de lamas garantizan la eficiencia aerodinámica.

El nuevo Macan es un SUV orientado al rendimiento con un alto nivel de practicidad para el uso diario, equipamiento de alta calidad y una configuración espaciosa. La electrificación ha llevado a un aumento del espacio de carga en el Macan. Dependiendo del modelo y del equipamiento instalado, la capacidad detrás del asiento trasero alcanza hasta 540 litros (modo de carga). Además, está el “frunk”, un segundo compartimento de equipaje bajo el capó con una capacidad de 84 litros. Esto supone 127 litros más que el modelo anterior. Si se abate completamente el respaldo del asiento trasero, la capacidad del compartimento de equipaje trasero aumenta hasta 1 348 litros. La capacidad máxima de remolque de 2 000 kg completa las cualidades altamente prácticas del nuevo Macan.

Dependiendo del modelo y del equipamiento instalado, el conductor y el pasajero delantero ahora se sientan hasta 28 mm más bajos que antes, mientras que los pasajeros traseros se sientan hasta 15 mm más bajos con mayor espacio para las piernas. El interior es innegablemente Porsche: la amplitud de la cabina del piloto se destaca por un panel negro integrado. El diseño ascendente de la consola central aumenta la sensación de una posición baja y orientada al rendimiento en el vehículo. Al mismo tiempo, las ventanas grandes proporcionan una sensación de luz y amplitud al espacio interior. Además de las modernas interfaces de usuario digitales, también hay elementos de control analógicos seleccionados, como en las salidas de aire y los controles de climatización. Una franja de luces LED está integrada en la moldura cuidadosamente diseñada de la cabina y las puertas para actuar como iluminación ambiental y luz de comunicación. Dependiendo de la situación, proporciona advertencias, saludos e información como procesos de carga o en conjunto con los sistemas de asistencia al conductor. El equipamiento en el nuevo Macan permite un alto grado de personalización.

Porsche también busca activamente utilizar materiales más ecológicos en sus coches. Una proporción de estos materiales se utiliza en partes seleccionadas del interior del Macan totalmente eléctrico.

El Macan está equipado con el concepto de visualización y manejo de última generación con hasta tres pantallas, incluyendo el cuadro de instrumentos independiente de diseño curvo de 12.6 pulgadas y la pantalla central de 10.9 pulgadas. Por primera vez, el pasajero también puede ver información, ajustar configuraciones en el sistema de info-entretenimiento o transmitir contenido de video mientras se conduce a través de su propia pantalla opcional de 10.9 pulgadas. Por primera vez, la Experiencia del Conductor de Porsche también incluye un head-up display con tecnología de realidad aumentada. Elementos virtuales como flechas de navegación se integran visualmente de manera perfecta en el mundo real. La imagen aparece al conductor a una distancia de 10 metros y corresponde al tamaño de una pantalla de 87 pulgadas.

El sistema de info-entretenimiento de nueva generación se basa en Android Automotive OS. El sistema Porsche Communication Management (PCM), de serie en el nuevo Macan, lleva el rendimiento informático a un nuevo nivel. Por ejemplo, el asistente de voz “Hey Porsche” sugiere muy rápidamente rutas, incluidas las paradas de carga*. En el nuevo Porsche App Centre*, los pasajeros pueden acceder directamente a aplicaciones populares de terceros proveedores e instalarlas directamente en el nuevo Macan.

Porsche ha desarrollado el Macan centrándose en la dinámica propia de la marca y en un tacto de la dirección inconfundible. “Gracias a la posición del asiento especialmente deportiva y a su bajo centro de gravedad, así como a su impresionante dinámica y precisión de la dirección, el nuevo Macan transmite una auténtica sensación de coche deportivo”, explica el vicepresidente de la Gama, Jörg Kerner.

Tanto el Macan 4 como el Macan Turbo tienen tracción en las cuatro ruedas. Los dos motores eléctricos son controlados casi en tiempo real a través de la electrónica de potencia. El Porsche Traction Management (ePTM) controlado electrónicamente funciona alrededor de cinco veces más rápido que un sistema de tracción total convencional y puede reaccionar ante un deslizamiento en 10 milisegundos. Además, la distribución de la tracción en todas las ruedas se rige por el programa de conducción seleccionado. El Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus), un bloqueo de diferencial controlado electrónicamente en el eje trasero también contribuye a la tracción, estabilidad de conducción y dinámica lateral del Macan Turbo.

Los modelos del Macan con suspensión neumática, también de serie en la versión Turbo, están equipados con el Porsche Active Suspension Management (PASM), un control electrónico de amortiguación, el cual también cuenta con amortiguadores con tecnología de dos válvulas. Esto también se puede combinar con la suspensión de muelles de acero como opción. Gracias a este mapa de amortiguadores más amplio, el resultado en un rango más amplio entre comodidad y prestaciones, lo que hace que las diferencias entre los programas de conducción sean aún más tangibles.

Por primera vez, el Macan cuenta con dirección en el eje trasero opcional, con un ángulo de giro máximo de cinco grados. Esto permite un radio de giro compacto de 11.1 metros en tráfico urbano y al maniobrar, al mismo tiempo que permite una estabilidad de conducción excepcional a altas velocidades, ayudado por la dirección precisa y constante en el eje delantero por la cual la marca es conocida.

Desde 2014, Porsche ha entregado más de 800 000 ejemplares del Macan en todo el mundo. Esta historia de éxito está destinada a continuar con este sucesor totalmente eléctrico, que se produce de manera neutra en carbono en la Planta de Porsche en Leipzig. Los nuevos modelos serán entregados a los primeros clientes de Latinoamérica durante la segunda mitad del año.

Botón volver arriba

contenido con copyright revistaautosmas.com

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios