Complejo Industrial de Nissan en Resende cumple 10 años

Al inicio, no era fácil detenerse para realizar el “yoshi yoshi*”, visitar el “genba*” o tener una reunión de “douki seisan*”. Sin embargo, las enseñanzas y tradiciones japonesas con foco en calidad y seguridad fueron gradualmente incorporadas a la creatividad y la motivación brasileñas en una fusión de culturas y diversidad que, diez años después, hacen del Complejo Industrial de Nissan en Resende (Río de Janeiro) una unidad fabril diferenciada. Ejemplo de excelencia de producción, prácticas sustentables y promoción de la equidad e inclusión, la fábrica de Nissan completa hoy una década de actividades acelerando hacia el futuro.

Inaugurado el 15 de abril de 2014, el Complejo Industrial de Nissan está conformado por una fábrica de vehículos y otra de motores, además de contar con un ciclo completo de producción. Es una de las pocas unidades industriales inauguradas más recientemente en Brasil que posee, dentro de sus instalaciones, desde área de estampado hasta pistas de pruebas, incluyendo chapería, pintura, inyección de plásticos, armado e inspección de calidad.

En conjunto con la celebración de su primera década de operación, y aun siendo muy moderno, el complejo empieza a pasar por su primera gran transformación, como resultado del plan de US$ 540 millones (R$ 2,8 mil millones) anunciado por Nissan al final del año pasado. El monto, que es parte del nuevo plan estratégico global de Nissan, “The Arc”, permitirá la instalación de nuevos equipamientos, ampliaciones en la línea de producción y la evolución de procesos para permitir la fabricación de dos nuevos SUVs y un motor turbo.

Un capítulo más de una historia que, a pesar de breve, ya es significativa. A lo largo de estos 10 años, más allá de innumerables conquistas y momentos especiales dentro del universo Nissan, el complejo de Resende hizo historia, por ejemplo, al ser la primera fábrica del mundo en tener el relevo de la Antorcha Olímpica pasando entre sus líneas de producción, en el 2016, como parte de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. También, dentro del espacio de manufactura, en 2017, se realizó un concierto de una estrella de la música sertaneja brasileña que reunió cerca de 1.800 empleados.

Fabrica Nissan Brasil 9 anos 01

En 2022, otro momento inédito en Brasil: la producción fue interrumpida por 2 días para que todos los talentos participaran de acciones de alfabetización racial con el objetivo de acelerar la promoción de la igualdad racial en la empresa. Realizado en conjunto con el Instituto Identidades do Brasil (ID_BR), la acción impactó a más de 2 mil empleados y fue una de las más grandes capacitaciones presenciales sobre diversidad racial realizada en dicho país.

Así, el Complejo Industrial de Nissan en Resende sigue construyendo la historia e impulsando el futuro de la marca en el país con foco en la calidad de producción, honrando su ADN japonés, dando prioridad a las prácticas sustentables y valorando las personas, en una jornada consistente para la promoción de la equidad, la diversidad y la inclusión en sus equipos y la sociedad. Un camino positivo reconocido por los empleados que, en los últimos dos años, llevaron a Nissan a ser certificada como Great Place to Work y motivó a cerca de 600 de ellos a que colaboraran en la realización de la foto oficial de los 10 años del Complejo Industrial de Resende, realizada en las calles internas de la unidad.

“Nuestro Complejo Industrial de Resende es muy joven, pero, aun así, nos enorgullece porque ya es reconocido globalmente en Nissan por su excelencia y calidad de producción, siempre buscando fabricar vehículos que transformen positivamente la experiencia de nuestros clientes. Esto, claramente, en un ambiente que promueve el bienestar de los empleados y valora la diversidad y la inclusión. En síntesis, como nuestros equipos dicen, en Resende no se producen vehículos, se producen sueños”, afirma Gonzalo Ibarzábal, presidente de Nissan Brasil.

La primera fábrica 100% Nissan en Brasil, el Complejo Industrial de Resende es también una de las más avanzadas y sustentables de la marca en el mundo. En línea con el plan global Nissan Ambition 2030 y con el Nissan Green Program, las prácticas de respeto al medio ambiente van desde los procesos de producción a la forma como la construcción de la fábrica fue concebida.

El aprovechamiento de la iluminación natural contribuye a la eficiencia energética de la planta y el tratamiento de residuos es realizado de manera adecuada – son destinados a empresas especializadas y licenciadas o reaprovechados en el propio proceso.

La pintura sigue el sistema 3 wet, moderno y sustentable, en el cual la aplicación de la base y del barniz se realiza después de la aplicación del primero, volviendo el proceso más corto y reduciendo el consumo de energía. Los robots utilizan cartuchos para la pintura, lo que reduce la pérdida de pinturas y solventes, disminuyendo la emisión de compuestos orgánicos volátiles (COVs). Para eso, también es fundamental el uso de agua como base en la pintura.

La matriz energética de la unidad es un 100% eólica: todos los procesos de producción de Nissan en Resende utilizan energía eléctrica de origen eólica, adquirida en el Mercado Libre de Energía y certificada por el I-REC (Certificado Internacional de Energía Renovable).

El Projeto Aterro Zero (Proyecto Relleno Sanitario Cero), implementado en 2017, hizo que la unidad industrial no enviara más residuos al relleno sanitario.

La empresa cuenta con un nuevo Sistema de Gestión de Recursos en tiempo real. Con esto, es posible monitorear y optimizar la utilización de agua, gas natural, luz y aire comprimido en toda la operación de la fábrica.

El Regenerative Thermal Oxidizer (RTO) es un equipamiento de control ambiental utilizado para quemar los compuestos orgánicos volátiles (VOCs) y contaminantes atmosféricos. El aire resultante de este proceso, antes lanzado a la atmósfera, pasó a ser recuperado para alimentar los hornos de Sellado y de Electrodeposición en la Pintura. Además de los beneficios resultantes de la reducción directa en el consumo de Gas Natural utilizado para el calentamiento de los hornos, representa una reducción significativa en las emisiones de CO2 que surgen de esta quema.

Los AGVs (Automatic Guided Vehicles) son pequeños robots autoguiados, movidos por baterías, que conducen carritos de partes y plataformas. Además de optimizar el tiempo facilitando el proceso y el transporte de componentes en la línea de producción, eliminan la emisión de gases, al sustituir vehículos a combustión, y reducen el nivel de ruidos.

Nissan tiene la diversidad como uno de sus pilares fundamentales y camina a pasos firmes para hacer que la empresa sea cada vez más diversa, inclusiva y tenga igualdad de oportunidades.
En el Complejo Industrial de Resende la participación de las mujeres viene evolucionando año tras año. En 2021, correspondía al 9,6% del total de empleados de la fábrica; en 2024 ese número aumentó al 20%, es decir, la participación femenina se duplicó en los últimos tres años en el complejo de Nissan en Resende.

En los programas destinados a la formación de los futuros equipos del complejo industrial, las mujeres ya son mayoría. En la edición 2024 del Programa de Pasantías de Nissan, por ejemplo, las mujeres representan un 54% del total de participantes y, en el Programa Joven Aprendiz, ellas responden por un 58%.

Las mujeres siguen evolucionando en la unidad fabril, y en otras unidades de Nissan en Brasil y en América Latina, con el apoyo del grupo de afinidad W-Power (Women Power) que trabaja por la igualdad de género. Una de las iniciativas destacadas, desarrollada por el grupo, es el Proyecto “Café com Elas” (Café con Ellas), encuentros periódicos para escuchar las necesidades de las operadoras. Un ambiente “seguro” en el cual ellas pueden compartir sus visiones sobre cómo la empresa puede seguir avanzando en el tema.

Para la sensibilización y la promoción de la inclusión en la línea de montaje, parte de las sendas peatonales del Complejo Industrial de Resende, que tradicionalmente eran de color blanco, fueron pintadas con los colores del arcoíris que simbolizan el movimiento LGBTQIA+, algo inédito entre las fábricas en Brasil.

Con foco en las personas con discapacidad, Nissan realizó, con el apoyo del grupo de voluntarios, capacitación en LIBRAS (Língua Brasileira de Sinais, en español Lengua Brasileña de Señas) a más de 60 empleados y puso a disposición el curso en la plataforma de capacitación online de la empresa, a la que los colaboradores pueden acceder cuando tengan interés. Recientemente, la fábrica de Nissan adoptó el ICOM, una herramienta de tecnología de asistencia para el auxilio a la comunicación para personas con discapacidad auditiva.

La fábrica de Nissan viene siendo el escenario de diversas acciones que reflejan el compromiso de la empresa con la promoción y la aceleración de la equidad racial, con la participación directa de los colaboradores de operación. Por ejemplo: se lanzó una Cartilla de Equidad Racial para los empleados, en el 2021; se realizó el Censo de Nissan, que dio voz a que los empleados expresaran su identidad racial, en el 2023; se realizó la Caminhada pela Igualdade Racial (Caminata por la Igualdad Racial), evento en la fábrica para generar reflexiones sobre el racismo estructural, también en el 2023; y, más recientemente, en el 2024, se produjo y fue lanzada una Cartilla Racial Infantil para motivar a los empleados a que tengan conversaciones inclusivas con los niños en casa.

La unidad industrial en números
Inauguración: 15 de abril de 2014
Área total: 3.050.000 m2
Área construida: 220.000 m2
Capacidad de producción: 200.000 vehículos y 200.000 motores en 3 turnos (actualmente, se opera en 2 turnos)
Empleados: 2.050 (3.000 incluyendo tercerizados)
Automatización: 113 robots y 176 AGVs (Automatic Guided Vehicles), robots autoguiados que conducen carritos de partes y plataformas
Vehículos: Nissan Kicks
Motores: 1.6 16V flexfuel
619.453 vehículos producidos (hasta marzo de 2024)
604.940 motores producidos (hasta marzo de 2024)
90.745 vehículos exportados (hasta febrero de 2024)

*Yoshi yoshi – técnica de seguridad utilizada toda vez que un empleado va a cruzar un pasillo o calle, aunque sin movimiento aparente. Se debe apuntar hacia la derecha y hacia la izquierda con el dedo y decir “Yoshi Yoshi” para confirmar que sea seguro cruzar. Este gesto de apuntar y decir “Yoshi” garantiza que la persona está concentrada en lo que está haciendo y, así, que está resguardando su seguridad.
Genba – algo como “local real” y, en este caso, se refiere al piso de fábrica, el lugar en el cual sucede la operación.

Douki seisan – significa producción sincronizada y, en este caso, es el nombre dado a una reunión de gestores que aborda cuestiones de la operación del día anterior.

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios