Consejos para ayudarle a mamá en su día a día al volante

“Madre solo hay una”: frase que en solo cuatro palabras, resume como ninguna otra el verdadero significado y valor que tienen las mujeres –especialmente las madres- en nuestra sociedad, debido a su increíble y única capacidad de amor, sacrificio y entrega hacia los demás, sobre todo cuando de velar por sus propios hijos se trata.

Y es que además de “madres”, muchas de ellas desempeñan con éxito otros roles en su vida diaria, tanto en el mundo laboral como en el hogar. Siendo el auto en varias de estas ocasiones el aliado perfecto para que cada una de ellas se conecte con su mejor energía, y así, logre conquistar sus metas todos los días; ya sea llevando a sus hijos al colegio o manejando hacia una importante reunión de trabajo.

Por eso Baterías MAC, la marca preferida por hombres y mujeres al volante, ofrece a todas las madres del país estos 5 útiles y prácticos consejos con el fin de ayudarlas a superar los diversos retos a los que se enfrentan a diario a la hora de manejar. Porque, definitivamente, “Madre solo hay una”.

1. Juguetes suaves y afelpados a bordo:
Si bien es una excelente idea que los niños lleven juguetes en el carro para entretenerse, es importante que estos no sean pesados, ya que en caso de una colisión o de cualquier otro accidente, estos juguetes pueden convertirse en auténticas armas letales.
Por ejemplo, a 60 km/h, la inercia conlleva a que el peso de los objetos se multiplique por 56. Así que es recomendable que los juguetes a bordo sean suaves y afelpados (como osos de peluche o muñecas de trapo), pues los objetos pesados pueden convertirse en factores de riesgo en caso de una eventual fatalidad.
2. El asiento del bebé en sentido contrario:
No basta simplemente con asegurar bien el asiento del bebé en la parte trasera del auto, para garantizarle al pequeño su total y plena seguridad a bordo. Por lo cual, es recomendable que las mamás ubiquen el asiento de su bebé en sentido contrario a donde miran los pasajeros, ya que en esta posición, el espaldar del asiento de seguridad sostiene la espalda, el cuello y la cabeza del pequeño y lo amortigua mejor en caso de una frenada intempestiva.
En cuanto a esto último, es importante señalar que la cabeza del niño nunca debe asomarse por encima del respaldo de su silla de viaje, ya que su integridad física puede verse seriamente afectada en caso de un eventual accidente, o de nuevo, de una frenada intempestiva. Si esto ocurre, es necesario adquirir una silla más grande.
3. Para quitar rastros de “stickers” nada mejor que el aceite de oliva:
Cuando se viaja en el carro de una madre, es normal que salten a la vista elementos como juguetes, sillas para bebés y hasta envolturas de comida. No obstante, es importante recordar que el auto debe brindar, ante todo, comodidad y seguridad a quien lo maneja, por lo cual, es recomendable que una madre ponga cierta clase de límites a sus hijos, sobre todo cuando de pegar “stickers” en la ventana se trata, pues estos pueden afectar no solo la estética del vehículo sino en ocasiones hasta la visibilidad misma.
Por eso al momento de quitarlos, es aconsejable que luego de haber limpiado previamente el vidrio y de haber retirado lentamente la pegatina, se use un trapo untado de aceite de oliva para quitar más fácilmente los rastros de esos “stickers”. Para finalizar, se puede utilizar una toalla de papel para eliminar el exceso de grasa en esa parte del vidrio.
4. Asiento central trasero = mayor seguridad:
No hay nada más importante para una madre al momento de manejar, que la seguridad de sus propios hijos. Por eso, es normal que antes de encender el auto, ella esté segura de que sus pequeños van a viajar en las condiciones más cómodas y seguras posibles, y en eso tiene mucho que ver el espacio que ocupan en el asiento trasero.
Según expertos de Baterías MAC, está comprobado que el asiento central de la parte trasera es el más seguro, pues está más protegido en caso de una colisión lateral o hasta del volantazo involuntario por parte del conductor. Además, este asiento ofrece mejor visibilidad para vigilar al niño, por lo cual es recomendable que una madre ubique a su hijo (o por lo menos al más pequeño) en ese lugar. Esto, siempre y cuando se disponga del sistema de sujeción para sillas de seguridad infantil o un cinturón de seguridad de tres anclajes. Si ese cinturón está en las plazas traseras laterales, entonces la mejor opción para los niños es el asiento derecho, detrás del copiloto.
5. Conduce suavemente para evitar mareos:
Generalmente, cuando se viaja con niños pequeños, las posibilidades de tener que lavar el auto al día siguiente aumentan, debido a las olorosas y pegajosas consecuencias que son causadas por un fuerte mareo, especialmente durante un viaje en carretera.
Sin embargo, lo que pocas madres saben, es que algunas veces son ellas mismas las principales causantes de esas nauseas a bordo, debido al ritmo acelerado y frenético con el que usualmente manejan, sobre todo cuando tienen que llevar a sus hijos de un lugar a otro.
La “cinetosis”, o mareo cinético, ocurre precisamente cuando las señales que recibe el cerebro provenientes del oído interno, los ojos, los músculos y las articulaciones, no coinciden de forma plena. Causando en la mayoría de las ocasiones un mareo por movimiento en todos los pasajeros a bordo, menos en el conductor, pues este sabe cuándo acelera y gira el volante, por lo que su cerebro recibe informaciones coherentes y hace que no se maree. Lo mejor, entonces, es que una madre conduzca suave por más afán que tenga, para evitarse una visita obligada al lava autos.
P.D. Un remedio casero muy útil a la hora de evitar mareos en el carro, sobre todo en niños pequeños, es colocar una hoja de laurel debajo de la lengua, ya que esta libera unos compuestos químicos que relajan el estómago y el sistema nervioso, evitando de esta forma las náuseas a bordo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *