Distoyota estuvo presente en El Tablazo

Un recorrido a más de 3.000 metros de altura.

Por una desafiante escalera de piedra ascendieron 35 expedicionarios de Distoyota a bordo de 11 modelos diferentes de Toyota, con el fin de crear conciencia sobre uno de los ascensos naturales que requieren trabajo de conservación y reforestación. Viaje de observación.

No hay duda de que el cambio climático también afecta el Cerro El Tablazo, al que se llega por la población de Subachoque, en Cundinamarca. Ha sido el sitio predilecto por expedicionarios, amantes de la flora y la fauna de la región, así como por escaladores.

Esta vez, una caravana de 11 vehículos Toyota que fueron comercializados por la red Distoyota, ascendieron por un camino rocoso hasta la cima del cerro, con el fin de mostrar a los participantes el impacto climático en la zona, y al mismo tiempo probar lo que puede hacer un Toyota en terreno agreste.

Como siempre ha sucedido en cinco décadas, Distoyota lleva a cabo sus actividades siguiendo las indicaciones de las autoridades para no afectar los ecosistemas protegidos. Es parte del programa de responsabilidad social de esta red de concesionarios de Toyota que es la más antigua del país. Además de mantener las caravanas con estricta disciplina dentro de las rutas permitidas, también se desarrollan actividades sociales. En expediciones anteriores, se llevaron mercados a las comunidades indígenas en la Guajira, o se promovió el turismo ecológico en el Hotel Juan Solito que es la base de la sostenibilidad del proyecto de conservación del jaguar en la Reserva Natural Privada La Aurora, en el departamento de Casanare.

Los 35 expedicionarios que ascendieron al Tablazo lo hicieron a bordo de vehículos que cuentan con caja de transferencia y bajo, bloqueos de diferencial y tracción total en las cuatro llantas. Los modelos de la marca que participaron fueron Prado, 4Runner, Land Cruiser Serie 70, Hilux y FJ Cruiser.

El recorrido programado por Distoyota fue de un solo día y se tomaron fotografías y videos de la zona, como parte de la observación del ecosistema. Es una forma de contribuir con la región y generar conciencia para preservar esta reserva natural.

Fueron 28 kilómetros de presencia de Toyota en El Tablazo, un lugar que necesita ser preservado y vigilado mediante estas caravanas para así contribuir al bienestar de toda esta región de Cundinamarca.

 

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *