El Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race es considerada como la competencia más exigente y de mayor prestigio deportivo en el mundo. Ningún otro evento pone a prueba de forma más extrema la excelencia técnica y la capacidad tecnológica a los equipos y los participantes.
La tradición, los valores de la ingeniería, el diseño y el trabajo en equipo son las cualidades que hizo a Volvo Cars adquirir esta competencia desde 1997, llevándose con ella la filosofía como la carrera de vela más ardua y venerada del mundo. “La Volvo Ocean Race es resistente y prestigiosa, y así somos nosotros”, dijo Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo de Volvo Cars.

Hoy en día, Volvo Cars está orgulloso de formar parte del equipo en la Volvo Ocean Race, y revelan una nueva y agotadora ruta para la competencia 2017-2018, que empujará a los yates de 65 pies de alto rendimiento y a sus tripulantes al límite durante los nueve meses alrededor del mundo.


La nueva ruta será la carrera más larga de la historia con más de 45.000 millas náuticas que, cruzará cuatro océanos y se tomará 11 principales ciudades de los cinco continentes. Este año, unas 12.500 millas náuticas de la carrera será en el Océano Antártico, compitiendo con el rápido movimiento, el hielo, las aguas frías y algunas de las depresiones climáticas más profundas que generarán olas gigantes y fuertes vientos a más de 130 km / h.

Para Volvo Cars, la carrera no sólo celebra un conjunto común de valores, sino que también ofrecerá la oportunidad de mostrar la marca en el mundo e introducir sus vehículos a la audiencia de los cinco continentes. La carrera va aproximadamente a lo largo de 9 meses, y se posará en numerosos puertos a nivel mundial.

“En la última edición dimos la bienvenida a más de 2,3 millones de visitantes y más de 70.000 clientes corporativos a nuestros espacios de la ciudad anfitriona. Estamos decididos a ofrecer la mejor navegación 2017-18 al tiempo que la experiencia Race Village para nuestros fans, clientes y socios “, dijo Richard Mason, Director de Operaciones de la carrera.

Esta carrera de 43 años, se iniciará desde Alicante a finales de 2017 con una velocidad de 700 millas náuticas a Lisboa, Portugal. Desde la capital portuguesa, la flota irá al sur hacia Ciudad del Cabo, África del Sur, y luego virará hacia el norte a Hong Kong, China.

Después, en Guangzhou, China, se llevará a cabo una regata costera y el conjunto completo de actividades de parada. La navegación oceánica se reanudará desde Hong Kong a Auckland, Nueva Zelanda, y luego se dirigirá de nuevo a través del Océano Antártico, en torno al monumento más famoso de todos ellos, el cabo de Hornos, hasta el sur de Brasil Itajaí.

A partir de ahí, al igual que en la pasada edición, los barcos se dirigirán de nuevo por el hemisferio norte a la costa oriental de los EE.UU., Newport, Rhode Island. De ahí la flota llegará a Cardiff, capital de Gales en mayo de 2018 que se unirá con la penúltima parada en Gotemburgo, Suecia. La carrera terminará con una gran final en La Haya, Países Bajos.

“Más acción, más velocidad, más millas difíciles y más lugares de acogida. Es una evolución en la dirección correcta y un movimiento que lleva la carrera más cerca de sus raíces originales y a su patrimonio, al mismo tiempo que mejorará su fuerte valor comercial para los patrocinadores “, dijo Mark Turner, que asumió el cargo de director general de la Vuelta al Mundo a principios de este mes.

La Volvo Ocean Race fue adquirido por AB Volvo, el fabricante de camiones, autobuses, equipos de construcción marítimo y motores industriales, en 1997. Volvo Car Group era entonces una parte de AB Volvo. Desde 1999, cuando Ford compró Volvo Car Group, la carrera ha sido propiedad conjunta de Volvo Car Group y Volvo AB.