Evite que las llantas le arruinen las vacaciones

El paseo de Semana Santa de los colombianos se caracteriza por ser en familia y en el carro, el cual queda pequeño para empacar el mercado, la ropa, los juguetes, el colchón y hasta la mascota; lo que indica que su vehículo muy posiblemente viaja con sobre peso, por lo que le recomendamos revisar la presión y el desgaste de las llantas.

“Sería muy incómodo que a medio camino se pinche una llanta o peor, se reviente. Sucesos que no solamente ocurren por el mal estado de las vías o la lluvia sino por la sobre carga del carro que le exige a las llantas tener la presión correcta”, señala Juan David Gutiérrez, CEO de Neumarket.com

Es recomendable cada semana o por lo menos dos veces al mes, revisar la presión de las llantas, y siempre en el momento que estén frías, preferiblemente en la mañana, cuando el auto haya permanecido estacionado toda la noche anterior, debido a que la presión aumenta cuando durante la conducción se calienta el aire al interior de los neumáticos. Si no tiene idea de cuánta es la presión adecuada, revise en el manual del carro, en la guantera o en la tapa del combustible, agrega Gutiérrez.

Las llantas con exceso o baja de presión se desgastan más rápido, y pueden ser muy peligrosas en tiempos de lluvia. Así mismo, es importante revisar el desgaste de éstas e identificar la profundidad del labrado de un mínimo de 3 milímetros.

“De igual manera, se deben inspeccionar las paredes laterales internas y externas de cada llanta con el fin de descubrir cualquier signo de deterioro. No se deben pasar por alto cortes o protuberancias por pequeños que parezcan, recordemos que el vehículo va a ser sometido a mayores distancias y cargas lo cual representa más exigencia de lo habitual. Cualquier pequeñez en la llanta puede transformarse en un gran problema en medio de nuestras vacaciones”, enfatizan los expertos de Neumarket.com

En caso de que se pinche, expertos de Neumarket.com le dan unas útiles sugerencias:

Recomendaciones para cambiar las llantas

-Primero que todo ubique un sitio donde trabajar seguro junto al vehículo.

-Cerciórese que el freno de emergencia esté puesto y la posición de marcha en “P” (para trasmisión automático) o en uno de los cambios (para transmisión manual) Colocar la palanca en posición “P” /Llanta pinchada/

-Coloque las señales de emergencia unos cuantos metros atrás de tu vehículo para avisar a los demás conductores que tengan precaución al pasar, incluso deje encendidas las luces de emergencia.

-Busque la llanta de repuesto.

-Levante un poco el carro, sin que la llanta deje de tocar el suelo, si el carro usa una copa que bloquea las tuercas retírelas, y con la cruceta afloje los pernos pero no las retire.

-Levante el carro hasta un punto donde la llanta esté elevada más o menos unos 4 cm del suelo. Después retire las tuercas de su lugar y colóquelas en un sitio seguro.

-Retire la llanta pinchada y coloque el repuesto. Con las manos ubique las tuercas en su lugar para que le ayuden a sostener la llanta, antes de bajar el carro. Con la cruceta apriete un poco más los pernos en forma de cruz .

-Ya puede bajar el carro hasta que toque el suelo, una vez abajo apriete nuevamente las tuercas con mucha fuerza para asegurarse que no se va a salir de su posición.

-Por último, guarde la llanta pinchada y todas las herramientas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *