Fast Drive de Jaguar y and Rover en Interlagos

Una gran película en vivo, a bordo de autos que superan los límites.

El mítico circuito de Interlagos en Sao Paulo (Brasil), único escenario de la fórmula 1 en Latinoamérica, en el cual rutilantes estrellas de esa categoría como Ayrton Senna, Michael Schumacher, Juan Pablo Montoya y Fernando Alonso, se consagraron, se convirtió por cinco días en un verdadero templo para Jaguar Land Rover, que puso a su disposición toda una gama de vehículos para que más de 2.000 invitados, desde México hasta la Patagonia, Chilena y Argentina, disfrutaran del privilegio sin igual, de conocer su máximo rendimiento pero al mismo tiempo estar a bordo de la plenitud de la tecnología y el confort.

Este Fast Drive ya completa cinco años de realización, acumula más de 6.000 participantes y consiste en que, además de invitar a clientes, periodistas, calificados críticos del sector automotriz y celebridades, aproxima de tal forma los vehículos de la casa Jaguar Land Rover para que, aparte de hacer sus pruebas de conducción, en todo tipo de terrenos, puedan llevar sus vidas al vértigo de la velocidad por un eterno instante de cinco kilómetros, gracias a la pericia de pilotos de primera línea que fueron cuidadosamente seleccionados para esta actividad.

Pero entrando en materia, a la vertiginosa carrera que esta oportunidad única lo permite, a continuación se hace el recuento de cada una de las experiencias, que quizás se vivan una sola vez, pero que marcarán para siempre las vidas de personas, que aunque viven al límite, guardarán este momento imborrable como la llegada a la emblemática meta Jaguar Land Rover.

EL ZARPAZO DEL JAGUAR

Para la realización del evento Fast Drive de Interlagos, Jaguar Land Rover puso a disposición 15 vehículos de todos sus modelos 2013 que están rodando en Latinoamerica. Por ello, no fue extraño que el alma de niños que nunca muere en los adultos, se debatiera en la vibrante decisión de cual conducir primero, algo que no fue difícil en particular para los periodistas.

Así las cosas, el Jaguar XF permitió a los participantes romper la regla de mirar y no tocar, para abrir las puertas a la inimaginable realidad de tomar a sus anchas uno de los circuitos más prestigiosos del mundo automovilístico.

Con su motor 2.0 turbo de 240 caballos de potencia y su caja automática de ocho velocidades, que llevan al XF a conducirse como un sedán o una veloz máquina que puede acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 7,5 segundos y hasta ser capaz de alcanzar los 220 km/h en las rectas de Interlagos.

En todo caso, su estabilidad, seguridad y reflejos felinos, hacen gala de su marca, pues al tiempo que se pueden lograr las velocidades mencionadas, a la hora de reducirlas en curvas y eventuales situaciones de riesgo, responde a la altura de las circunstancias, garantizando el bienestar de sus pasajeros y la de quienes viajan en otros vehículos.

Sus comandos táctiles para aplicar los cambios convierten esa tarea en algo tan sencillo como cambiar un radio de emisora al tiempo que su confort total genera la sensación de transportarse en la silla más cómoda que todos prefieren en casa, porque allí es donde se siente a plenitud la comodidad.

Y aunque conducir en la pista de Interlagos exigía la máxima concentración, no sobra indicar que el Jaguar XF cuenta con el espectacular equipo de audio Meridian de 380 watios, acompañado de casi una docena de parlantes, a los que se suma un sofisticado sistema multimedia con dispositivos como DVD y GPS.

EVOQUE, DESTREZA EXTREMA

Quienes tuvieron la suerte de manejar el SUV Range Rover Evoque experimentaron la sensación de tomar un joven y brioso corcel y controlarlo tan solo en unos pocos segundos, para disfrutar sus inigualables destrezas, fuerza y versatilidad de su motor 2.0. No en vano, muchos críticos y propietarios lo definen como el mejor todo en uno del momento en su categoría.

Esto quedó comprobado con la doble experiencia de manejarlo en pista a la velocidad máxima que solo frenó el límite personal de riesgo de cada participante, y en terreno destapado, para disipar cualquier duda sobre sus calidades y características para responder en cualquier carretera y circunstancia.

La conclusión: respuesta total a toda prueba. Estabilidad en la pista, tanto en rectas como en los puntos curvos, docilidad al momento de aplicarle los cambios y funciones requ eridas. Ya en el terreno destapado, un acople sin igual a las condiciones del camino, sorteando sin dificultad duras pruebas como atravesar los charcos de barro o pasar de lado cuando así se le exigió.

Entre el vértigo de la pista y duras pruebas del destapado, el disfrute de su interior no tiene límites. Tan solo en una fracción de segundo fue un verdadero espectáculo mirar al cielo a través de su único y cristalino techo, al tiempo que las dificultades de las etapas en carreteras quebradas no se sintieron para nada, gracias al confort de sus asientos y cojinería.

RANGE ROVER SPORT, VÉRTIGO AL LÍMITE

En el caso de la Range Rover Sport, el recorrido en la pista a máxima velocidad correspondió a varios participantes con un calificado piloto al mando, por lo que la experiencia consistió en dejarse llevar por la sensación del vértigo a 200 kilómetros por hora, con leves pero calculadas salidas de la vía en las curvas, solo para comprobar que a altas velocidades la máquina se deja controlar y lo llega sin contratiempos a su destino final.

En todos los momentos de ese instantáneo recorrido de cinco kilómetros en el mítico circuito de Interlagos, su comportamiento fue, sencillamente, impecable.

Su motor versión V8 5.0 Supercharged de 510 caballos, además de un sofisticado kit deportivo con spoiler en la parte de adelante y estribos laterales, hicieron de este SUV una de las máximas sensaciones de velocidad, confianza y seguridad, todo en un mismo instante.

RANGE ROVER, LA NUEVA GENERACIÓN

Obviamente, la oportunidad de probar la nueva generación del SUV Range Rover no se podía desperdiciar. Es como subirse a la máxima de las categorías de un vuelo en primera clase. No es fácil creer que semejante vehículo de unos cinco metros de largo por dos de ancho y 1,85 metros de alto, sea tan liviano, unos 420 kilos menos de peso que sus antecesores, gracias a su alto componente de aluminio en chasis y carrocería, así como aleaciones ligeras en su motor.

Todo esto se combina con sus acolchonados asientos y cojines. Esta parte puede sonar reiterativo en todas las pruebas que se han descrito, pero el confort, la exquisitez y la comodidad al máximo, son una constante en todos los vehículos Jaguar Land Rover. Y en el caso de esta nueva generación Range Rover, todo acompañado de tecnología digital sin límites.

F TYPE PIDIENDO PISTA

Y mientras todo esto ocurría, muy campante estaba en Interlagos el nuevo y espectacular Jaguar F Type, en un espectacular escenario diseñado exclusivamente para su segunda aparición en público en Latinoamérica.

Aunque no se le exigió en la pista de Interlagos, otra vez será, este joven, atractivo y poderoso vehículo, promete ser la sensación de la emblemática casa Jaguar Land Rover en los meses siguientes y que desde ya se perfila como uno de los más lujosos deportivos que circulará por las cada vez más modernas autopistas latinoamericanas, privilegio que también se podrá disfrutar próximamente en Colombia.

VOLVER AL FUTURO

Si hubiera que ponerle título a esta inolvidable película del Fast Drive Jaguar Land Rover Interlagos 2013, sin duda sería “volver al futuro”, solo que a bordo de los emblemáticos Jaguar Land Rover, unos vehículos que superan la ficción y demuestran por qué son realmente fantásticos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *