Hablar por celular

Conducir y hablar por celular: más allá de los manos-libres.

Desde que el vehículo con motor de combustión interna se inventó por allá en 1885, la evolución de la seguridad activa (tecnologías para evitar accidentes) del automóvil no había enfrentado un reto tan complejo como el que suponen los modernos teléfonos celulares ‘inteligentes’.

Aunque las estadísticas al respecto son difíciles de cuantificar, ya que casi nadie suele aceptar culpas en siniestros por el uso del teléfono celular, solo basta con mirar detenidamente alrededor de nuestras calles y avenidas para deducir que muchos conductores se toman ‘deportivamente’ la prohibición de su uso al tiempo que se mueven en el tráfico.

“Hablar por teléfono celular es legal siempre y cuando se utilicen sistemas de manos-libres. Lo que no es legal es operar el vehículo mientras se sostiene el teléfono con las manos”, explica el ingeniero Andrés Cataño, director de Seguridad Vial y Prevención de Cesvi Colombia, quien recuerda que de acuerdo con el Código de Tránsito vigente, el valor de la multa por hacerlo es de $294.800 (medio salario mínimo mensual). Aclara Cataño que el término “operar el vehículo’ se refiere al mismo momento en que el carro está encendido.

Pero el tema va mucho más allá de lo legal. Está comprobado que mantener una conversación al tiempo que se toman decisiones frente al volante aumenta drásticamente las posibilidades de perder concentración. “Como tal, conducir es una actividad en la que se realizan múltiples acciones simultáneamente que implican una coordinación de manos y piernas, pero sin perder el enfoque de lo que está pasando en la vía. Por eso no recomendamos que el conductor mantenga conversaciones al tiempo que maneja ya que puede perder capacidad de concentración”, agrega Cataño.

Prendidos y conectados
Nos pusimos en la tarea de hacer un sondeo con 120 personas que conducen carros, con el objeto de determinar sus hábitos con el teléfono celular. A la primera pregunta ¿Usa el teléfono celular mientras conduce (habitual u ocasionalmente)?, el 85 por ciento de los encuestados respondió afirmativamente. De ellos, el 66 por ciento respondió que utilizan algún tipo de sistema manos libres, frente a un preocupante 33 por ciento que admitió no utilizarlos. Frente al 66 por ciento que respondió sí, un 54 por ciento dijo que los conectaban al subirse, frente a un 46 por ciento que lo hace luego de que el teléfono suena.

La prueba deja en claro que una de cada tres personas encuestadas que habla por celular mientras conduce no utiliza ningún sistema, algo que, además de peligroso, es ilegal en nuestro país y se sanciona con un comparendo. Y de las dos terceras partes restantes, tan solo un poco más de la mitad de las personas conecta el aparato ya sea física o virtualmente antes de subirse al carro. Eso significa que la otra parte (46%), se distrae segundos valiosos mientras ubica el teléfono y procede a conectarlo.

Al respecto hicimos el ejercicio, y concluimos que tal maniobra (buscarlo y conectarlo), se demora entre 6 y 18 segundos, de acuerdo con el lugar donde se ubique y el tipo de conexión.

Segundos que le pueden costar la vida
(a mayor velocidad, se recorren más metros distraído)
Velocidad
(km/h)
Tiempo en segundos
6 12 18
40 67 m 133 m 200 m
60 100 m 200 m 300 m
80 133 m 267 m 400 m
100 167 m 333 m 500 m
120 200 m 400 m 600 m


Para comprender los efectos de esa distracción al volante, el recuadro de medidas explica los metros que se recorren de acuerdo con la velocidad yel tiempo que se demora laconexión. Cuando el celular está a la mano (ver cuadro adjunto) y es fácil de conectar, no se gastan más de seis segundos. Eso a 40 km/h significa 67 metros de recorrido sin que el conductor esté completamente concentrado en la vía. Y si la velocidad es de 100 km/h, el límite más común en las doble-calzadas colombianas, se recorren alrededor de 200 metros mientras la persona comienza a atender la llamada.

Sin embargo, el caso más dramático se presenta cuando el teléfono está guardado en un lugar de difícil acceso y que se demora en encontrarse, como es el caso de los bolsos que usan las mujeres. Buscarlo, encontrarlo y conectarlo puede durar hasta 18 segundos, lo que significa medio kilómetro de una distracción cuando se circula a 100 km/h. Y a una velocidad promedio de 40 km/h, son 200 metros de conducción casi a ciegas.

En carreteras y ciudades como las nuestras, donde los imprevistos en la vía pueden saltar de cualquier parte, no sobra recordar la importancia de estar concentrado siempre al volante. Y, en ese sentido, se debe tener una metodología de uso, conexión y ubicación estratégica del teléfono dentro del vehículo. Pueda que suene a cantaleta, pero se trata nada menos que de conservar la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *