Henry Ford celebraría hoy su cumpleaños 150

Su espíritu innovador está más vigente que nunca.

El hijo de un granjero que convirtió su interés por la mecánica en una empresa global que a la postre transformaría al mundo, estaría cumpliendo este 30 de julio 150 años. La vida y los intereses de Henry Ford, y sus contribuciones como innovador e industrial, configuran un legado inconmensurable que la sociedad nunca terminará de admirar y agradecer.

Su introducción del automóvil al mercado masivo transformó economías agrícolas en los Estados Unidos, e incluso en todo el mundo, en prósperas industrias urbanas, al punto que muchos historiadores le acreditan la creación de la clase media en América. Sus altos salarios ‘mínimos’ -revolucionarios en su momento- establecieron un precedente para la distribución equitativa de la riqueza de las empresas, que más tarde influenciaría las prácticas de gestión. Y por supuesto, estaban los carros. La curiosidad de Ford y su carácter emprendedor fueron directamente responsables de una larga lista de innovaciones automotrices, desde el motor V8 hasta el vidrio de seguridad.

Su espíritu innovador sigue guiando hoy a Ford Motor Company, lo que se refleja en vehículos icónicos como la pickup F-150, el Mustang o el Fusion Hybrid, en tecnologías revolucionarias como el sistema SYNC y los motores EcoBoost, y en sus empleados que atienden a clientes en seis continentes.

“La visión de mi bisabuelo era mejorar la vida de las personas mediante la fabricación de automóviles asequibles para la familia promedio”, afirmó Bill Ford, Presidente Ejecutivo de la automotriz. “Su visión de construir carros que tuvieran un precio razonable, fiable y eficiente, aún define nuestra visión actual”.

Los orígenes

Nacido el 30 de julio de 1863 en el condado de Wayne, en Michigan, un área que más tarde se convirtió en Dearborn, Henry Ford fue el mayor de seis hijos. Si bien siempre fue colaborador con los trabajos de la familia en la granja, la primera muestra de su verdadera pasión -maquinaria y mecánica- vino de sus primeras visitas a la ciudad con su padre, donde vio algunas de las primeras tecnologías de máquinas, motores y molinos.

En abril de 1888, Ford se casó con Clara Bryant. El éxito le llegó pronto cuando en 1891 aceptó un cargo como ingeniero en la Edison Illuminating Company, donde ascendió rápidamente. Una mayor seguridad financiera y más autonomía para explorar sus propios experimentos, llegaron con su ascenso a ingeniero jefe en 1893, el mismo año en que nació su único hijo Edsel.

A pesar de que ya había establecido una sólida carrera en la Edison, Ford estaba listo para aventurarse en el campo de la ingeniería automotriz, donde siempre había estado experimentando. Cuando era niño, Ford se dio a conocer en todo el barrio por arreglar los relojes de la gente, y al crecer exploró todas las oportunidades de mecánica que pudo encontrar, aprendiendo a arreglar las máquinas de vapor y a ejecutar distintas operaciones que lo llevaron a concentrarse especialmente en motores de combustión interna para la década de 1890.

Henry Ford llamó a su primer vehículo Cuadriciclo, aparato que atrajo suficiente respaldo financiero para que dejara su puesto de ingeniero y ayudara a fundar en 1899 la Detroit Automobile Company, empresa que al poco tiempo y por diversas razones quebró. Luego, en 1901, fundó la Henry Ford Company, de la que se retiró un año después para dedicar más tiempo a perfeccionar sus vehículos.

En un pequeño taller trabajó en dos nuevos modelos: la “Flecha” y el “999”. Con la ayuda de un dibujante, un mecánico y un campeón de ciclismo jubilado, desarrolló estos carros destinados a las carreras. Barney Oldfield, considerado por algunos historiadores como el mejor piloto en los primeros años de las competencias automotrices, piloteó el “999” en la Challenge Cup Race de Michigan, pero el bólido sólo completó una milla del circuito.

Sin embargo, después de la carrera, A.Y. Malcomson, un comerciante de carbón de Detroit, se interesó por Henry Ford y sus automóviles. Los dos se hicieron socios en una nueva empresa y comenzaron a trabajar en un nuevo modelo de carro. A principios de 1903 se vincularon más inversionistas al proyecto y finalmente, la Ford Motor Company fue fundada el 16 de junio de ese mismo año.

Un mes más tarde, Henry Ford se enfrentó a una situación desalentadora: el saldo de caja de la compañía era de menos de US $250. Pero una inyección de capital llegó el 13 de julio 1903, gracias a un pago completo y dos depósitos por tres modelos ‘A’, que sumaban US $1.320 y mantuvieron a flote a la nueva compañía. A finales de 2012, uno de estos tres Modelo ‘A’, color rojo, volvió a casa cuando fue comprado en una subasta por Bill Ford, bisnieto del fundador. Se cree que este es el auto Nº 3 de chasís Nº 30, y el único sobreviviente del grupo de los tres modelos ‘A’ vendidos en 1903.

Con la compañía en una mejor situación económica, Ford incrementó su oferta de vehículos y mejoró su proceso de construcción. El icónico modelo ‘T’ que se presentó en octubre de 1908, representó la apertura de una nueva era en América. Del noveno de los vehículos de producción de Henry Ford, al que llamaron “el auto universal” por ser un vehículo de bajo costo, confiable, de fácil mantenimiento y que podía manejarse en las vías de la época, se vendieron más de 15 millones de unidades, lo que convirtió a Ford Motor Company en la empresa que “puso a la nación sobre ruedas”.

En 1913, entró en operación la línea de ensamblaje móvil para vehículos, lo que incrementó la producción y redujo su costo. Un año más tarde y sólo con 13.000 empleados, se produjeron alrededor de 300.000 vehículos, mientras que otras empresas, con más de 66.000 trabajadores, producían unos 280.000 modelos. Después de esto, la construcción de la planta Rouge en 1917 fue el primer paso hacia el sueño de Ford, pues en un solo lugar se procesaban materias primas, se construían partes y se ensamblaban los automóviles, es decir, se creó un complejo de fabricación “todo en uno” donde los diferentes procesos se llevaban a cabo en un solo sitio.

Más cerca del hombre común

Más allá de la fabricación de carros, lo que hizo Henry Ford exitosamente fue comprender el potencial de estos vehículos para transformar la sociedad. Antes de Ford, los autos eran artículos de lujo, y la mayoría de sus primeros competidores surgieron para fabricar y comercializar sus vehículos para personas con altos recursos. Ford reconoció que con las técnicas adecuadas, los carros podrían ser asequibles para el público en general y éste los querría. Así, Ford se enfocó en hacer que el proceso de fabricación fuera más eficiente para poder producir más autos y cobrar menos por cada uno.

Ford también reconoció que su negocio era algo más que los mismos automóviles, era sobre el transporte, la movilidad y el cambio en los estilos de vida. Él anticipó el efecto dominó de la producción en masa: creando más puestos de trabajo, las personas tendrían mayores ingresos que permitirían costear los rentables autos que él producía. Él hizo de Ford Motor Company una empresa internacional mucho antes que cualquiera de sus competidores. En la cúspide de la fama y del poder empresarial, su compañía operaba o vendía en más de 30 países alrededor del mundo, incluyendo China, Brasil y gran parte de Europa.

El lema personal de Henry Ford, “Ayuda a la otra persona”, se extendió a su estilo de gestión, pues identificó que las políticas generosas con sus empleados harían trabajadores más felices y por ende, un mejor producto. Sin embargo, afirmó no creer en la caridad convencional, sino en proporcionar oportunidades para que la gente pueda “ayudarse a sí misma”.

Algunas de las innovaciones que Ford implementó dentro de su compañía incluyen:

• La jornada laboral de 5 dólares, duplicando el estándar de la industria para un día de salario y brindando a sus empleados la posibilidad de comprar los carros que construían. Ford consideraba que esta era una forma de compartir las ganancias de la empresa con todos los que habían ayudado a hacerlo posible.

• Las políticas de empleo generaron oportunidades para las personas con discapacidades físicas y mentales

• Una gran variedad de facilidades educativas en el lugar de trabajo, empezando por la Escuela de Inglés en la planta de Highland Park en 1914, al darse cuenta que su fuerza de trabajo mayoritariamente de inmigrantes, necesitaba el conocimiento del idioma.

Líder empresarial

Henry Ford se retiró, por primera vez, en 1919, cuando entregó el liderazgo de su compañía a su hijo Edsel. Ese mismo año adquirió los títulos de los accionistas minoritarios de la empresa, por la asombrosa suma para la época de US $105.820.894, convirtiéndose así junto con su familia, en los únicos propietarios de Ford Motor Company.

En 1943, tras la temprana muerte de Edsel a sus 49 años víctima del cáncer, Henry volvió a asumir como presidente, pero muchos dicen que nunca fue el mismo tras la pérdida de su amado hijo. El 21 de septiembre de 1945, la junta directiva de la compañía recibió su carta de renuncia como presidente y en la cual postulaba a Henry Ford II, su nieto y el hijo mayor de Edsel, como su sucesor. Fue así como Henry Ford se retiró definitivamente a los 82 años de edad.

La muerte lo encontró tan ocupado como siempre. El 07 de abril 1947, Henry Ford estuvo inspeccionando los edificios y jardines alrededor de Dearborn, pues habían sido dañados por las peores inundaciones de la historia en la zona, e incluso habían cortado el suministro de energía a su propia casa, Fair Lane. Esa noche, murió en su cama a la luz de las velas, evocando una escena de la época sin electricidad en la que nació.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *