La MV Augusta de Lewis Hamilton

Lewis Hamilton y la Dragster RR tienen muchos puntos en común.

Son radicales y extremos en cuanto a estilo, obsesivos en cuanto al esmero por los detalles, exuberantes, atrevidos y no temen a los adversarios. Comparten la misma índole ganadora y el interés por lo absoluto. Juntos forman un binomio irresistible que se concreta en un acrónimo destinado a convertirse en leyenda: Dragster RR LH 44.

Al valor intrínseco de una Dragster RR con las piezas especiales y los acabados más preciados, se añade el valor del coleccionismo. Nunca antes un campeón de F1 había participado directamente en la creación de una nueva moto, y esto solo podía ocurrir con una MV Agusta.

Durante unos meses, Lewis Hamilton ha estado en estrecho contacto con el Centro de Investigación Castiglioni para elegir los detalles, los acabados y los accesorios más exclusivos. Un ejemplo de ello es el grafismo: el color blanco perlino y el logotipo de la pantera son los mismos de su casco, así como su número de competición, el 44, que está presente también en la llave de contacto, además de en la parte frontal y lateral de la motocicleta.

Son muchos los detalles de altísima manufactura: desde el sillín, de piel bordada con asiento de alcántara pespuntada, hasta las numerosas partes de ergal (palancas del manillar, tapón del depósito, tapa de la bomba de frenos) anodizadas con el matiz especial de rojo que se repite en los logotipos, el bastidor, las pisaderas y las espectaculares ruedas de radios.

Otra característica de la Dragster RR LH44 son los semi manillares regulables y acabados en negro mate, como el caballete lateral, las placas del bastidor o las placas de las pisaderas.

Como en un bólido de F1, también la mayor parte de las sobre estructuras de la LH44 son de fibra de carbono, con acabado 3K mate. Con este material preciado y ligero se han realizado los guardabarros delantero y trasero, la cúpula, los encauzadores y los flancos laterales, la protección guarda calor del silenciador, de la transmisión y de la horquilla y el cárter piñón.

Las similitudes con la F1 las tenemos también en la parte delantera, dominada por el número de competición 44 (acompañado por la placa de identificación de la serie limitada de 244 ejemplares), con además el logotipo de la pantera y la firma del piloto británico.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *