Los autos eléctricos

A pesar de los beneficios que representa, el lanzamiento de los vehículos eléctricos se ve dificultado por los altos costos de infraestructura y la complejidad en la gestión de redes. Un estudio de Accenture así lo corrobora.

Según un informe global publicado por Accenture, los vehículos eléctricos son altamente valorados por los usuarios, ya que cubren una serie de necesidades como: aptitud para su uso en ciudad, menor costo de mantenimiento que los vehículos no eléctricos (dado el bajo costo de recarga de la batería), beneficios impositivos para su adquisición y contribución en la conservación del medioambiente.

A pesar de contar con numerosos beneficios, el informe explica cómo el lanzamiento a gran escala de los vehículos eléctricos “enchufables” (PEVs) se verá afectado, a menos que los principales inversionistas estimulen la demanda, se reduzcan los costos de infraestructura para las estaciones públicas de recarga y se gestionen los posibles impactos en la red eléctrica.

El informe “Changing the game: Plug-in electric vehicle pilots” (Cambiando las reglas del juego: Resultado de las pruebas piloto de vehículos eléctricos), analizó una serie de pruebas realizadas en vehículos eléctricos en distintas partes del mundo, centrándose en vehículos totalmente eléctricos (EVs) que dependen exclusivamente de la carga desde la red eléctrica. El análisis identificó tres desafíos fundamentales:

– Costos: el caso de negocios para la inversión en infraestructura para estaciones públicas de recarga es bastante débil, debido a los altos costos que ésta inversión implica y a las preferencias de los consumidores de recargar las baterías desde el hogar. Las pruebas piloto realizadas demuestran que existe el riesgo de que los consumidores no lleguen a utilizar las estaciones públicas de recarga, en la medida necesaria para recuperar los costos de inversión – que van desde aproximadamente USD 5,000 por estación de carga a USD 50.000 para las unidades con capacidad de carga rápida (que recargan en aproximadamente 30 minutos).

– Control: la carga poco frecuente por parte de los consumidores limitaría la capacidad para controlar el impacto de esta nueva modalidad en los flujos de energía. Las pruebas piloto muestran que los PEVs se adaptan a las necesidades de los conductores típicos de la ciudad, que no pueden conectar sus autos diariamente. Esto aumenta la imprevisibilidad de la carga y, por lo tanto, reduce el control.

– Escala: Si bien la mayoría de las tecnologías de electrificación trabajan en forma aislada, hay muy pocos vehículos eléctricos en las áreas piloto, lo cual dificulta poner a prueba las distintas tecnologías existentes y la integración entre éstas. Bajo estas condiciones, el impacto en la red tendrá que continuar siguiéndose de cerca mientras el mercado se desarrolla.

“Los PEVs traen importantes efectos a los modelos de negocio actual, ya que requieren cambios en el comportamiento de los consumidores y puede aumentar la tensión en la red”, informó Melissa Stark de Accenture. “Si las empresas de servicios públicos y los proveedores de servicios planean gestionar el impacto de a red, es fundamental comprender mejor las preferencias del consumidor y modificar su comportamiento a través de incentivos creativos”

Implicaciones de los modelos de negocio PEV:

El estudio de Accenture examina distintos modelos de negocio que tienen diferentes efectos sobre la adopción de los PEVs y analiza los efectos para los proveedores de servicios.

Modelos de negocio para las estaciones de recarga: hoy en día, es necesario contar con un modelo de infraestructura de recarga pública para impulsar un lanzamiento inicial a gran escala, pero ésta inversión conlleva un alto riesgo, debido a los costos anticipados, los patrones de carga impredecibles y una demanda posiblemente limitada. Se necesitan modelos comerciales más rentables para un mercado sostenible de PEVs. Estos incluyen:

– Una infraestructura de recarga privada, que incluya mecanismos tales como la recarga Premium para ayudar a gestionar la demanda y servicios de intercambio de baterías que reduzcan la tensión en la red.

– Un modelo de “punta a punta”, donde un solo proveedor de servicios ofrezca contratos de servicio a largo plazo que eliminen el costo de la batería del precio de compra del vehículo e incluyan el intercambio de baterías como opción.

Modelos de negocio automotriz: algunos fabricantes están intentando vender vehículos eléctricos directamente a los consumidores, pero el alto costo de las baterías hace que esta opción quede fuera del alcance de la mayoría de los consumidores, a no ser que se ofrezcan grandes subsidios por parte de los gobiernos.

El “leasing” (alquiler con opción a compra) de vehículos se ve como una opción más atractiva en algunos países, distribuyendo el alto precio de compra durante un largo período de tiempo. Los fabricantes de automóviles tendrán que invertir en las capacidades para gestionar un nuevo tipo de servicio, basado en la relación con los consumidores que decidan adoptar este modelo.

Modelos de alquiler de baterías: Algunos proveedores de servicios compran y mantienen las baterías, alquilándolas a través de un servicio de suscripción por el que los consumidores pagan por una cantidad de kilómetros manejados, en lugar de pagar por el consumo eléctrico.

“El consumidor es el factor más importante para determinar qué modelos de negocio tendrán éxito”, afirmó Melissa Stark. “Las capacidades que se necesitan para ofrecer estos modelos serán las mismas en todo el mundo, pero los actores que elijan desarrollarlas puede variar. Esto significa que la estandarización de tecnologías será una necesidad urgente para apoyar la participación de diversos proveedores de servicios. Además, se necesita realizar mayores esfuerzos para comprender mejor cuales son las preferencias del consumidor.”

Acerca del informe:

Accenture ha llevado a cabo el estudio “Changing the game: Plug-in electric vehicle pilots” sobre siete mil personas en un total de 13 países en todo el mundo, para conocer las preferencias de los consumidores en el Mercado. El estudio cuenta con los siguientes casos de pruebas piloto de EVs: Showa Shell’s fast charging pilot en Tokyo, Alliander’s E-Laad pilot en los Países Bajos, One North East’s Plugged in Places pilot en Newcastle Upon Tyne, Tokyo taxi battery switching demonstration en el Reino Unido y Better Place. El estudio también analiza la pelea competitiva entre el Chevrolet Volt (vehículo eléctrico híbrido plug-in) y el Nissan Leaf (vehículo eléctrico híbrido plug-in).

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *