Mitsubishi L200 GLX, la quinta generación

Fue el primer Pickup de nueva generación en llegar el año pasado a Colombia. Totalmente nuevo, y fabricado para las más duras tareas en Colombia, tiene un ingrediente de comodidad interior que lo hace civilizado en medio de la ‘tormenta’.
Con más de 25 años en el mercado colombiano, el Mitsubishi L200 ha estado presente en el desarrollo económico del país. Presente en la minería, en la agricultura, en la ganadería y en los servicios petroleros, este Pickup cambió el segmento con más tecnología y modernidad.

Luego de varios meses de venta en las vitrinas del grupo empresarial Motorysa, representante exclusivo de esta marca japonesa, se ratificó la tendencia de los usuarios de esta camioneta: si bien sigue siendo una herramienta de trabajo, entró a competir en el segmento de los Sport Utility Vehicle (SUV) con la ventaja de poder cargar una tonelada de peso y remolcar 3.100 kilos.

Por eso, no es extraño verlas con un bote anclado en su parte trasera, o con una casa rodante, o como un simple vehículo familiar en un largo paseo de vacaciones, o de la oficina a la casa, en medio del trancón, de la cotidianidad.


Con un diseño moderno, el nuevo L200 de Mitsubishi cuenta con uno de los mejores coeficientes aerodinámicos Cx del segmento, con 0,40. Esto influye notablemente en el bajo consumo de combustible y en las menores emisiones contaminantes en la atmósfera.

Por eso, estéticamente se ve y se comporta como una SUV pero que no olvida su esencia de utilitario capaz de someterse a largas jornadas de trabajo sin que tenga problemas de fiabilidad o de comportamiento, pues está hecha para resistir lo que sea.

OTROS DETALLES

Con el 7 por ciento más de rigidez torsional en el chasis, el refuerzo del nuevo Pickup L200 le ha permitido posicionarse dentro de los mejores utilitarios del mercado. Lo mejor de todo, es que sigue siendo compacta, lo que le permite llegar a sitios de espacio reducido.

Gracia al platón extra largo, empresas de reparto dentro de las grandes ciudades han optado por utilizarla. Es menos espacio en las vías, pero con una enorme capacidad de carga que les permite abastecer sin problemas negocios y moverme en medio del tráfico con facilidad.

La dirección, de asistencia hidráulica, le permite tener un radio de giro de 5,9 metros entre bordillos; esto es favorable a la hora de estacionarse o de salir de imprevistos en medio del tráfico sin tener que hacer varios movimientos de volante para lograrlo.

Diferente a todos los Pickups del mercado, el habitáculo es muy cómodo para cinco personas adultas. Esto se debe al enorme espacio para los pasajeros de atrás, que cuentan con un respaldo que tiene una inclinación de 25 grados: único en el segmento.

Los demás Pickups del mercado tienen un respaldo recto que, en un viaje largo de vacaciones o de trabajo, afecta considerablemente a los ocupantes. También las dimensiones de ancho y alto de la cabina, ofrecen una comodidad superior que es, incluso, mejor que la de un SUV.

El volante se regula en profundidad y altura, tiene dos airbags y un buen equipamiento que lo pone a la altura del segmento de las SU, con sistema antibloqueo de frenos ABS, distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD), válvula de compensación de carga (LSPV), diferencial trasero de patinaje limitado (L.S.D), entre otros.

La gran ventaja de la nueva L200 GLX está en su sistema de tracción total que permite seleccionar entre varios modos. Es lo que se conoce como Part Time, ya que permite ir con tracción en las llantas traseras 2H y esto ahorra combustible; tracción en las cuatro llantas (4H), bloqueo de diferencial, y bajo con bloqueo de diferencial (4L).

SOBRE EL TREN MOTOR

Con un motor de 2,5 litros turbocargado con intercooler con 134 caballos de potencia y un torque sobresaliente de 324,60 Nm desde 2.000 RPM, la nueva L200 tiene unas prestaciones que son interesantes, como vehículo de trabajo y de uso diario.

Al tener un torque a tan bajas revoluciones, esta camioneta reacciona con agilidad ante cualquier situación de manejo dentro de la ciudad. Su reacción es rápida y no requiere de grandes aceleradas para obtener una aceleración adecuada.

Adicional al turbo, este motor cuanta con inyección directa (common rail) que hace más eficiente la combustión y permite tener un consumo adecuado para el usuario que, por lo general, requiere que su vehículo sea rentable en su operación.

Una caja de cinco velocidades manual se acopla a este motor turbodiesel y, gracias a sus relaciones cortas, esta camioneta se comporta bien en cualquier condición de manejo y está hecha para la difícil topografía colombiana.

El nuevo Pickup L200 GLX de Mitsubishi es hoy un utilitario civilizado que ha gustado en el mercado colombiano por su versatilidad y buen comportamiento. Fue el pionero y siempre ha sido revolucionario en más de 25 años en Colombia.