No le dé largas al mantenimiento de los frenos

Con los frenos vale más ir despacio que apresurarse con un mantenimiento inexperto adelante.

Una de las causas de la accidentalidad más mencionada por las autoridades es la tristemente famosa 'falla mecánica' y, dentro de esta, se tiene a los frenos como uno de los sistemas más sensibles.

Como se sabe, la función del sistema de frenos consiste en reducir la velocidad o detener el vehículo. Y por lo tanto es de vital importancia realizarle un adecuado mantenimiento. Esto implica revisar todos los elementos que intervienen en la frenada y no cometer el error limitarse solamente a cambiar pastillas y bandas.

¿Qué revisar en el sistema de frenos?

Es importante verificar el kilometraje total de vehículo y el kilometraje desde el último mantenimiento a cada uno de las diferentes partes. Estos factores determinan el tipo de mantenimiento que se debe realizar.

Pastillas. Las pastillas de freno seguras garantizan siempre la potencia de la frenada y para esto debe mantener elevado durante toda su vida útil el factor de fricción. Cuando el factor de fricción baja, la distancia de frenado aumenta. La vida útil depende principal­mente de la calidad y composición de los materiales utilizados en su fabricación.

Lo que determina el confort de una pastilla es que no trasmita vibraciones al volante y que no produzca ruidos cuando se utilizan los frenos. Éste es producido por desgaste irregular de las superficies de contacto (pastillas-discos o bandas-campanas) y por la extremada dureza del material de fricción; adicionalmente, esto produce desgaste excesivo de los discos.

Problema: pedal largo o se va a fondo

Causa Probable Solución

Bajo nivel de líquido Llenar de nuevo el depósito y purgar el sistema

Fugas en la línea Reemplazar la línea

Excesiva tolerancia entre bandas y campana Revisar el sistema de graduación automática y efectuar las reparaciones necesarias. Cuando las pastillas están cristalizadas, presentan ranuras; si el material de fricción presenta un centro alto o cóncavo, o cuando alcanzan su espesor mínimo deben ser sustituidas.

Bandas. Deben ser sustituidas cuando estén cristalizadas o tengan desgastes irregulares como ranuras, centro alto o cóncavo o cuando se alcance el espesor mínimo.

Discos. Se recomienda medir el espesor de los discos para determinar el desgaste. Cada fabricante indica el espesor mínimo en el cual se debe remplazar el disco; de no hacerlo, existe el peligro de calentamiento excesivo, ruptura del disco, deficiencia en el frenado, daños en los sellos y cristalización de las pastillas.

Otro aspecto importante por tener en cuenta es cuando el alabeo del disco supera lo recomendado por el fabricante; esto produce vibraciones que se pueden sentir en el volante y reduce la eficiencia de frenado. Dependiendo del nivel de desgaste y de la medida de alabeo que presente el disco se puede mecanizar o bien puede ser necesario cambiarlo.

Problema: Pérdida de eficiencia en la frenada

Causa Probable Solución

Líquido con punto de ebullición bajo Drenar el sistema y reemplazar con nuevo líquido

Cristalización del material de fricción (bandas o pastillas). Cambiar pastillas

Tambor de freno o campana. Los tambores de freno se deben sustituir si presentan desgaste excesivo, ranuras y cuando el tambor se encuentra ovalado o con puntos de sobrecalentamiento.

Guardapolvos de las mordazas. Protegen de la agresión de agentes externos las superficies de deslizamiento y juego libre de los soportes de las pastillas (mordazas) y, así mismo, evitan el acceso de mugre abrasivo a los pistones y cilindros del sistema hidráulico.

Pinza o mordaza. Las mordazas requieren lubricación en los ejes de deslizamiento, así como en la porción visible de los pistones que alojan.

Conductos. Los conductos por donde circula el líquido de frenos deben permanecer libres de deformaciones para el correcto fluir del mismo. Si hay aplastamientos es necesario sustituirlos.

Problema: Chirridos agudos al frenar

Causa Probable Solución

Pastillas desgastadas Reemplazar por nuevas

El material en que está hecha la pastilla o banda no es el adecuado Revisar cuál es el material adecuado y sustituir las pastillas

Mangueras. Se deben cambiar si presentan deterioro o fugas.

Freno de mano. Funcionamiento y graduación. Se puede presentar agarrotamiento, para lo cual se prefiere la sustitución de las guayas de accionamiento y lubricación de los trinquetes.

Cilindro principal. A este elemento hay que prestarle especial atención cuando se requiere de gran esfuerzo para oprimir el pedal o si el recorrido es más largo de lo normal. Estas condiciones pueden ser síntoma de desgaste, corrosión y fugas, provocados por la mala calidad o contaminación del líquido de frenos. En ese caso, por tratarse de una pieza crítica de seguridad, conviene reemplazarlo en lugar de repararlo.

Cilindro de rueda. Si se requiere de gran esfuerzo para accionar el pedal o si el recorrido es más largo de lo normal, puede ser por desgaste, corrosión y fugas. Esto generalmente puede ser provocado por mala calidad o contaminación del líquido de frenos. En ese caso puede ser necesario reemplazarlo.

Líquido de frenos. Entre sus diversas propiedades resaltan las de protección de los componentes internos del sistema, permanencia de su viscosidad en las diferentes condiciones de temperatura y su facultad como lubricante.

Por ser higroscópico (absorbe la humedad del aire), es indispensable cambiarlo en su totalidad periódicamente, según las recomendaciones del fabricante y el tipo de líquido utilizado (generalmente cada 12 meses). Cuando se cambie el líquido para frenos se deben vaciar totalmente los conductos para no contaminar el líquido nuevo con el líquido viejo, que ya ha absorbido humedad.

Si se sustituye cualquier elemento del sistema de frenos es necesario verificar el correcto funcionamiento y preguntar si se asentaron pastillas y bandas.

 

Por Cesvi Colombia

 

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *