Pirelli lleva su última especificación a Hungría

Es prácticamente la misma denominación del año pasado.

Desde Nurburgring en Alemania, los equipos se orientan a un lugar completamente contrastante para el Grand Prix de Hungría: la última carrera antes del receso de verano. Pirelli lleva las llantas P Zero white medium y P Zero Yellow soft a Hungaroring, cerca de Budapest.

Es realmente la misma nominación que el año pasado, pero con los compuestos siendo más blandos este año, hay incluso mayor desempeño. La construcción de las llantas también ha cambiado, con la estructura 2012 empatada con los compuestos 2013.

Estas llantas fueron probadas exitosamente en Silverstone la semana pasada, con los equipos recogiendo mucha información que será muy útil en el futuro. Las condiciones en Hunagroring son normalmente calurosas y soleadas, lo que incrementa el trabajo de las llantas. Sin embargo, las velocidades promedio son bajas en el apretado y retorcido Hungaroring, que afecta el patrón usual de desgaste y degradación. La lluvia no es desconocida sin embargo, así que como es usual Pirelli llevará las llantas Cinturato Green intermediates y Cinturato full wets también.

Paul Hembery: “Hungría marca el primer evento de nuestra última especificación de llantas P Zero, que consiste en la construcción 2012 adaptada a los compuestos 2013. Estas llantas fueron probadas por los equipos en Silverstone durante el Young Driver Test, que se benefició de la oportunidad de adaptar la puesta a punto de sus carros para adaptarse mejor a las nuevas llantas. Ahora ellos deben acostumbrarse a la competencia por primera vez, y con una clasificación particularmente importante en Hungaroring, el trabajo hecho en las prácticas libres será muy importante. El sobrepaso en este circuito nunca es una tarea fácil, así que los equipos buscarán usar una estrategia que maximice sus oportunidades de obtener posiciones en la pista. La selección de llantas medium y soft deberán proporcionar muchas oportunidades de ayudarlos a hacer eso, basados en la información que todos los equipos obtienen con diferentes cargas de combustible en la práctica libre. La temperaturas en Hungría pueden ser muy altas, y este es otro factor en el que los niveles de desgaste y degradación experimentada van a depender. La tracción y el frenado son dos aspectos críticos del desempeño de la llanta en Hungría, con los equipos realizando una puesta a punto diseñada para hacer énfasis en esas áreas. Con niveles de energía lateral relativamente bajos, el desempeño de la llanta más que la durabilidad será un factor limitante y esto formará la base de la estrategia seleccionada – con los equipos buscando mantener las llantas dentro de la ventana de desempeño operativo el mayor tiempo posible. El diseño de nuestras últimas llantas debería ayudarles a hacer esto.”

Jean Alesi: “Hungroring es un circuito donde es muy difícil sobrepasar, aunque ellos hicieron la recta un poco más larga hace unos años para proporcionar más oportunidades de sobrepaso, lo que ayuda un poco. Esto significa que la clasificación es extremadamente importante. Hay alguna degradación de la llanta, pero viene de la tracción y el frenado más que de curvas de alta energía: uno debe asegurarse que las llantas no se salgan al final de un periodo en particular. Aunque he estado en el podio nunca ha sido una pista que sea especialmente emocionante de conducir. Pero es una carrera muy importante en la historia de la Fórmula Uno y su cultura: cunado corrí por primera vez ahí, Hungría estaba aún detrás de la cortina de acero, y el Grand Prix fue una de esas cosas que trajo cambios a muchos países en esa área, que aún eran comunistas en ese momento. Fue un periodo increíblemente emocionante de la historia y la carrera fue un símbolo de la liberación que vendría después. Esos días se han ido, pero los fanáticos son tan apasionados como siempre y es por esto que siempre es un placer venir acá.”

El circuito desde el punto de vista de la llanta:

Hungaroring es un circuito permanente construido en 1986 pero en muchas formas sus características son similares a los de un circuito callejero. Es una pista apretada y retorcida con 14 curvas y una velocidad promedio en la región de los 180 km/h: esto hace que sea el segundo circuito más lento del año luego de Mónaco. Los carros actualmente gastan una menos proporción de la vuelta a toda velocidad que lo que hacen en Mónaco. Diez de las 14 curvas se toman a 155 km/h o menos.

El circuito no se usa mucho para otras carreras durante el año, lo que significa que la superficie es usualmente “verde” al comienzo del fin de semana. A medida que más carros corren a través de la pista, surge una línea limpia, pero como solo hay una línea limpia alrededor del estrecho circuito, mucha tierra, polvo y piedras se acumulan de fuera de la línea de carrera, dificultando más el sobrepaso.

El gran número de curvas estrechas y las grandes entradas de dirección significan que los bordes de las llantas están sujetos a altas temperaturas y desgaste. Las llantas pueden sobrecalentarse algunas veces más en una pista lenta y retorcida que en una rápida y fluida.

Notas técnicas de las llantas:

Hungaroring requiere una puesta a punto de alta fuerza hacia abajo, ya que los carros van a toda velocidad por solo cerca de 10 segundos durante la vuelta de 4.381 kilómetros.

Los tres primeros eligieron una estrategia de dos entradas a pits el año pasado, aunque usaron su provisión de llantas en diferentes formas. Los diez primeros de la grilla comenzaron con llantas soft; el lugar más alto que comenzó con llantas medium fue Mark Webber en undécimo lugar, quien terminó octavo en la carrera.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *