¿Qué lubricantes utilizan los carros de competencia?

Shell explica en qué se diferencia un motor de carreras al de su carro.

A propósito de la próxima edición del TC 2000 que tendrá lugar este 4 de junio, Shell se ha puesto a la tarea de explicarle el funcionamiento y lubricación de un motor de competencia.

Existen diferentes tipos de vehículos utilizados para competencia, aquellos que son diseñados desde el inicio para este fin, y los que son concebidos como vehículos de calle, pero que han sido modificados para competencia. Los vehículos modificados, tienen cambios significativos que adicionan algunos elementos que mejoran la potencia del motor, es el caso de los turbocompresores, que se instalan para inyectar mayor cantidad de aire a la cámara de combustión y de esta forma garantizar una mejor combustión y mayor potencia, además se modifican las válvulas y muchas otras partes del motor de manera que pueda lograr las revoluciones y la potencia que lo convierten en un motor competitivo de carreras.

La mayor potencia del motor, las mayores revoluciones, las más altas temperaturas de combustión, son condiciones de exigencia a las que se somete un motor de competencia, esto genera una mayor carga de trabajo sobre las piezas en movimiento, que podrían verse afectadas si no se tiene una lubricación adecuada.

En este punto es preciso explicar que un lubricante disminuye la viscosidad en la medida en que la temperatura aumente. Un lubricante mineral normalmente tiene caídas de viscosidad más altas comparado con un aceite de tipo sintético, además el mineral ante el constante trabajo a altas temperatura, tiende a degradarse y formar depósitos más rápidamente que un aceite sintético, por tal motivo en la lubricación de un motor de competencia es necesario contar con un aceite que soporte las más altas condiciones de operación y este lubricante es uno de tipo sintético.

Un lubricante sintético es un aceite diseñado especialmente para soportar condiciones mucho más exigentes de operación que un aceite mineral, es un aceite que soporta mayor temperatura sin que caiga tanto su viscosidad, es un aceite que puede operar a muy altas temperaturas sin degradarse fácilmente, es un lubricante que facilita el deslizamiento de las piezas mucho más que un aceite mineral, lo que mejora la lubricación, reduciendo la fricción y aumentando la vida útil de los componentes lubricados.

En un motor de competencia bajo un régimen de operación tan exigente, es necesario tener un lubricante de más alta viscosidad comparado con un vehículo de calle, de tal forma que la viscosidad no caiga tanto ante las muy altas temperaturas del motor en carrera, también debe ser más resistente a la degradación para no formar lodos que deterioren la lubricación del motor.

Para competencias como el TC 2000 Shell Colombia cuenta con un lubricante que cumple las características anteriormente mencionadas, se trata del Shell Helix Ultra Racing 10W60, un aceite sintético de muy alto desempeño, diseñado especialmente para satisfacer las necesidades de lubricación que requiere un motor de competencia.

 

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *