Que no se empañen los vidrios bajo la lluvia

Cesvi Colombia comparte consejos prácticos.

Uno de los más inmediatos fenómenos que se presentan en el carro apenas comienzan los aguaceros es el incómodo empañado de los vidrios. Este fenómeno natural se da cuando la temperatura y la humedad del interior del carro son lo suficientemente diferentes respecto del exterior, como para que se condense humedad en las superficies internas del vehículo, especialmente las que están en contacto directo con el exterior como los vidrios.


El problema que supone para la seguridad el empañado de los vidrios es que se traduce en una barrera para la visibilidad, lo cual es fuente primordial para la accidentalidad. Por cierto, la baja visibilidad es una de las mayores causas en los accidentes de tránsito, al punto que un porcentaje importante de los choques se produce por esta causa.

Tan alta frecuencia de accidentalidad se explica porque no solamente se pierde visibilidad a través del vidrio panorámico delantero sino también en los laterales y trasero, y sus correspondientes espejos. Por cierto, el cambio imprudente de carril, así como el choque por alcance dada una frenada intempestiva sin tomar en cuenta a quien antecede, son tan frecuentes como los accidentes frontales.

La solución al fenómeno natural es más fácil de lo que parece. Sin embargo, algunos automovilistas de vieja guardia todavía apelan a la bayetilla para limpiar el interior de los vidrios.

Aquellos vehículos que vienen equipados con aire acondicionado de última tecnología tienen la partida ganada contra el empañamiento porque basta con girar la perilla enfocadora a la posición del panorámico para que se encienda automáticamente el aire acondicionado a plena carga y se permita la recirculación del aire exterior con el interior.

El efecto del aire frío sobre la superficie interna del panorámico hace que rápidamente se desempañe el vidrio, mientras que la recirculación permite igualar la humedad del exterior con la interior. Desde luego, el selector de la temperatura de la calefacción debe estar en frío (azul).

Para desempañar los vidrios laterales basta con permitir el paso del aire frío a través de las ventilas laterales, mientras que el panorámico trasero se desempaña encendiendo el desempañador de resistencia eléctrica.

Cuando el auto en que se transita tiene aire acondicionado pero no de última generación, basta con encenderlo a plena capacidad, mover la perilla enfocadora a la posición panorámico y hacer recircular el aire.

Pero si el auto no tiene aire acondicionado, el empañado se puede solucionar pero con un poco de paciencia. Conviene poner la perilla enfocadora en posición panorámico, poner a recircular el aire, tener el selector de la temperatura en frío y abrir un poco las ventanas (con un par de centímetros es suficiente, pero todas las ventanas).

Ahora bien: si llueve mucho y los ocupantes temen abrir las ventanas por el riesgo de mojarse (o sufren de algún tipo de alergia al frío seco de los A/C), la empañada será segura. En este caso hay que apelar a la bayetilla de marras y conducir con mucho cuidado.

En todo caso, recuerde que el uso constante de aire acondicionado puede aumentar el consumo de combustible, pero a cambio se disfruta de un ambiente agradable y seguro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *