Toyota impulsa la inteligencia artificial

Inversiones en la informática e interacción con el hombre.

Con una inversión de 50 millones de dólares en los próximos cinco años, Toyota Motor Corporation (TMC) acelera las investigaciones en el área de la informática y la interacción hombre – máquina. El objetivo: reducir las cifras de heridos y de mortalidad en accidentes de tránsito.

Pioneros en el desarrollo y la investigación de autos autónomos que hoy apenas comienzan otras marcas, Toyota Motor Corporation (TMC) insiste en la evolución de la inteligencia artificial en los vehículos, con el fin de reducir la tasa de accidentalidad de tránsito en el mundo.

Por eso, en días pasados, esta marca japonesa decidió invertir en los próximos cinco años, 50 millones de dólares para crear centros de investigación conjuntos con la Universidad de Stanford y el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en el desarrollo de este campo científico, que hace parte de su programa de investigación y desarrollo de tecnologías de movilidad y autos inteligentes.

“La base de la historia de Toyota es la investigación para el bienestar y la calidad de vida de los seres humanos. Hoy, la robótica es parte fundamental de sus programas y muy pronto la humanidad verá nuevos avances de tecnología de la marca”, dijo Noel Ardila, vicepresidente comercial de Automotores Toyota Colombia (ATC).

Igualmente, TMC invito al Dr. Gill Pratt, ex Director de Programa en la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada en Defensa de EEUU, Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) y responsable del estudio Desafío Robótico (Robotics Challenge), para que sea el director del proyecto y sea quien acelere todas las actividades de investigación y su aplicación en los vehículos inteligentes y la robótica.

Kiyotaka Ise, director administrativo de TMC y director del grupo de I+D, dijo: “Vamos a dar comienzo a un compromiso sin precedentes. Inicialmente nos centraremos en avanzar en las tecnologías de vehículos inteligentes, con el objetivo inmediato de ayudar a acabar con las víctimas en accidentes de tráfico y, en última instancia, ayudar a mejorar la calidad de vida mediante innovaciones en movilidad y robótica. Esta colaboración, dirigida por el Dr. Pratt, es una gran oportunidad para trabajar con dos grandes equipos de investigación de dos universidades líderes. Estoy muy ilusionado con lo que esta nueva aventura significa para Toyota, y espero que podamos anunciar más cosas en el futuro”.

Por su parte, El Dr. Gill Pratt afirmó: “Esta innovadora colaboración afrontará problemas de movilidad de extrema complejidad mediante los avances en la investigación en inteligencia artificial. Estoy encantado de formar parte de las sinergias y el talento compartido entre Toyota, el MIT y Stanford. Las áreas clave del programa serán analizadas por las dos universidades y por Toyota, en el marco de una investigación combinada destinada a mejorar la capacidad de las tecnologías de vehículos inteligentes de reconocer objetos a su alrededor en distintas circunstancias, proporcionar un análisis preciso de las condiciones del entorno, y colaborar de forma segura con los ocupantes del vehículo, así como otros vehículos y peatones. La investigación conjunta también analizará aplicaciones de la misma tecnología en robótica interactiva con humanos y en servicios de información”.

Más allá de crear vehículos y tecnologías limpias que hoy están presentes en todo el portafolio de vehículos Toyota, en donde se incluyen los nuevos avances de autos híbridos y de hidrógeno que ya se comercializan en los países desarrollados, Toyota siempre piensa primeo en el ser humano.

“Es que a medida que envejecemos, la movilidad es cada vez más complicada: amplios segmentos de la sociedad no pueden conducir ni moverse libremente. Además, la carga sobre los sistemas de salud y sobre quienes asisten a discapacitados físicos aumenta. Toyota cree que las oportunidades para mejorar la vida de las personas mediante tecnologías basadas en la inteligencia artificial son ilimitadas, con un importante potencial en lo que se refiere al desarrollo de vehículos inteligentes de salvamento y robots que mejoren nuestras vidas”, explicó Ardila.

La labor investigadora en el MIT será dirigida por la profesora Daniela Rus, Directora del Laboratorio de Inteligencia Artificial e Informática, Institute’s Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory (CSAIL).

“Nuestro equipo colaborará con Stanford y Toyota para desarrollar estructuras avanzadas mediante las que los vehículos puedan percibir mejor su entorno y moverse por él, para tomar decisiones de conducción seguras”, explicó la profesora Rus. “Este trabajo será de gran importancia para reducir las víctimas en accidentes de tráfico, y puede incluso ayudarnos a desarrollar un auto que no pueda llegar a verse implicado en una colisión”.

Dirigido por la profesora Fei-Fei Li, directora del Laboratorio de Inteligencia Artificial de Stanford, Stanford Artificial Intelligence Laboratory (SAIL), el centro de investigación con sede en la Universidad de Stanford colaborará con el MIT y con Toyota para desarrollar sistemas inteligentes avanzados para reconocer y comprender entornos de tráfico complejos, y actuar en consecuencia.

“A partir de la experiencia de Stanford en visión por ordenador, aprendizaje automático, análisis de datos a gran escala e interacción hombre-máquina, nuestro equipo trabajará para que los vehículos inteligentes puedan reconocer objetos en la vía, predecir comportamientos de cosas y personas y tomar decisiones de conducción más seguras e inteligentes en distintas circunstancias”, explicó la profesora Li.

Más allá del tiempo que lleva Toyota trabajando en vehículos autónomos (son pioneros) y sistemas avanzados de asistencia a la conducción, la compañía ha estado desarrollando robots para uso industrial desde los años 70, así como robots acompañantes y de asistencia a humanos desde hace más de una década. Esta colaboración dará lugar a nuevas posibilidades de desarrollo de sistemas y productos en un amplio abanico de aplicaciones de movilidad.

 

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *